Le queman el auto de un abogado penalista local| Abrir nota completa...
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/308606
Primera Nacional

Esos benditos palos

San Martín empató sin goles con Arsenal de visitante. La producción futbolística no fue tan buena y ayer contó la fortuna porque tuvo dos penales en contra que falló Tomas Ortiz.

Este punto si valdrá el doble al final del campeonato para San Martín. Empatar con Arsenal de visitante, sin generar muchas ocasiones de gol y con dos penales en contra es muy valorable en los números.

Es que el juego del Verdinegro no fue tan fluido como en los últimos dos partidos. Al equipo de Antuña le costó encontrarle la vuelta, pero en favor del conjunto sanjuanino, mucho tuvo que ver el planteo realizado por los locales.

Con Nicolás Domingo presionando y siendo el abanderado de Arsenal, no hubo posibilidad de tener el control de la pelota.

Y si el Verdinegro no puede tener la pelota sufre. Aunque en este caso el del Viaducto no fue claro, le faltó precisión y eso facilitó que al descanso se fueran sin anotar goles, un partido aburrido y sin ocasiones de gol.

Para el complemento, hubo una acción que pudo cambiar el rumbo del partido y fue a los 10 minutos cuando Rodrigo Caseres llegó tarde al cruce de Tomas Ortiz, le tocó el pie de apoyo al delantero y claro penal para Arsenal.

El propio Ortiz tomó la decisión  de patear, la ejecución fue casi perfecta porque Borgogno fue a su izquierda y la pelota a la derecha y la diosa fortuna estuvo del lado del arquero porque dio en el palo y se fue afuera.

San Martín seguía sin reaccionar con un improductivo Nico Franco en solitario arriba.

Ni los cambios que hizo Antuña sirvieron para cambiar la historia porque no había caso porque al Verdinegro le costaba.

Arsenal tuvo una clara con un desborde por derecha y remate cruzado de Alexis Segovia que Borgogno mandó al corner una atajada fenomenal.

Arsenal estaba falto de ideas pero iba sobre el arco sanjuanino. San Martín defendía y quedaba parado para el contragolpe, pero no le quedó ninguna.

Cuando el partido se iba otra vez Ortiz tuvo una clara entrando por el centro, la marca de Caseres otra vez fue floja, caído tocó la pelota con la mano sin querer pero iba con destino al arco por lo que el árbitro Barraza entendió que era penal.

Sin pudo por haber fallado el primer penal, Ortiz fue de nuevo y lo fusiló a Borgogno pero la pelota la devolvió el travesaño que se convirtió en el aliado mas importante que tuvo San Martín en Sarandí

Últimas noticias

Ver más noticias