21 °C San Juan
Jueves 2 de Febrero, 2023
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/284783
Impactante

La primera ministra de Nueva Zelanda renunció y llama a elecciones

Jacinda Ardern, jefa de Gobierno desde 2017, dejará el cargo el 7 de febrero y desde el Partido Laborista deberán buscar un reemplazo momentáneo.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sorprendió  a todos este miércoles al anunciar su renuncia como máxima jefa del Gobierno a partir del 7 de febrero febrero. "Para mi ya es hora", dijo Ardern. Además informó la fecha de las elecciones.

"Para mí ya es hora, ya no tengo energía para otros cuatro años", dijo Ardern, de 42 años, en una reunión con dirigentes de su Partido Laborista, según la agencia de noticias AFP.

La funcionaria anunció que la próxima elección general será el 14 de octubre y que hasta entonces continuará como miembro del Parlamento.

"No me voy porque crea que no podemos ganar la próxima elección, sino porque creo que podemos (ganar) y lo haremos", afirmó Ardern.

Ardern indicó que su renuncia entrará en vigor a más tardar el 7 de febrero y que el Partido Laborista eligirá un nuevo líder en tres días.

El viceprimer ministro, Grant Robertson, indicó que no se postulará al cargo de la máxima Jefa de Gobierno.

Ardern aseguró que no hay ningún secreto detrás de su renuncia ya que dijo que "soy humana, damos todo lo que podemos hasta que llega la hora. Y para mí llegó la hora".

"Me voy porque con un trabajo tan privilegiado hay una gran responsabilidad, la responsabilidad de saber cuándo eres la persona indicada para liderar y cuándo no", sostuvo.

Ardern, además de ser la jefa de Estado más joven, con 37 años, también fue la primera mandataria en la historia en tomar licencia por maternidad, en 2018.

Graduada en Ciencias Políticas, Ardern comenzó su carrera parlamentaria en 2008 y dirige el Partido Laborista desde el 1 de agosto de 2017. "Es una mezcla de acero y amabilidad", la definió años atrás el diario británico The Guardian.

En 2019 fue la funcionaria elogiada por su manejo de la peor masacre en la historia moderna de Nueva Zelanda, cuando un tiroteo contra dos mezquitas en Christchurch dejó 50 muertos y decenas de heridos.

Menos de un mes después de esa masacre, impulsó -y obtuvo del parlamento- la aprobación de una ley que restringió severamente la venta de armas.

Al año siguiente se valoró su gestión de la pandemia de coronavirus, que permitió a su país tener uno de los registros más bajos de contagios y muertes por la enfermedad, y durante la cual se redujo el sueldo.