Piden colaboración para los rescatistas que buscan a Julia Horn| Abrir nota completa...
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/291566
UNA FECHA ESPECIAL

Las notas más importantes de los periodistas de Zonda Medios

Los destacados profesionales de las diferentes plataformas de Zonda Medios recuerdan las notas y entrevistas que los marcaron en su carrera. Anécdotas para recordar en esta fecha tan preciada. 

Federico Funes: La unión de mis dos pasiones

Dentro de los cientos de historias que tengo en mi memoria, me quedo con una de un día de diciembre de 2015. Me avisaron que andaba por San Juan Sergio Fabián Silva.  
El Bocha, como lo conocen todos los futboleros, era y sigue siendo un ídolo en la República de Desamparados. Alrededor del año 1990, el Bocha Silva hacía dentro de una cancha todo lo que yo quería, pero nunca me salía. Rápidamente se convirtió en un ídolo. 
Ahora radicado en España, volvió a su provincia natal de visita y no dudé en generar el contacto para verlo luego de 18 años. Por primera vez lo pude saludar personalmente. Hice mi trabajo como periodista, café mediante en el centro sanjuanino. Luego, visitamos la redacción de Diario El Zonda y concluimos la entrevista pisando el verde césped del Serpentario. 
Al principio creí que me estaba dando un gusto de los tantos que me ha dado el periodismo, conocer a un protagonista en profundidad y sacarme las dudas que tenía sobre distintos aspectos personales, más allá de lo estrictamente deportivo.  
Rápidamente me di cuenta que no iba a ser una nota más, primero porque tenía que lidiar internamente con el periodista-aficionado-admirador, y segundo, porque cada paso que dábamos se acercaba alguien a saludarlo y llenarlo de elogios. 
Terminamos la entrevista, y le agradecí, por el fútbol, por su amabilidad y por el tiempo. La escribí, salió publicada y ahí vino lo mejor. Durante un largo tiempo sentí que con la nota había logrado que muchos hinchas de Desamparados retrocedieran en el tiempo para imaginariamente volver a ver jugar al Bocha Silva, nuevamente con los colores Puyutanos. 
La frutilla del postre: el Bocha me llamó para decirme que antes de regresar a España quería saludarme personalmente. Obvio que accedí corriendo y no solo que le di un nuevo abrazo, además me regaló una camiseta de Desamparados usada por él, que guardo en lo más sagrado de mi corazón, como para redondear una nota periodística que me permitió unir la pasión por el fútbol y el amor por el periodismo.  
Bocha, maestro, muchas gracias toda la vida.

Josué Lima: primeras experiencias, inolvidables

Llevo pocos años de periodismo, carrera que siempre soñé seguir y que para eso continúo perfeccionándome, a través del estudio y la práctica. Desde el 2019 comencé a vivir momentos únicos en distintas cuestiones, ya sea en lo deportivo como así también por otros temas de noticias, en los distintos medios que me tocó trabajar. Empecé desde abajo como todos, de a poco y se me abrieron puertas que me permitieron vivir esta carrera de la mejor manera. Una de las más destacadas, entre tantas, es la de una primera vez, como reportero gráfico desde el Estadio San Juan del Bicentenario. Fue nada más y nada menos que en un partido de Boca, otra de mis grandes pasiones, en el marco de una cobertura para Zonda Diario. En ese partido, desde la tribuna oeste, me tocó informar y diagramar las páginas de deportes de este medio, al mismo tiempo que tomaba fotografías. Todo eso me hizo recordar el recorrido que hice y valorar el progreso tras un arduo esfuerzo. Sin dudas, habrá mejores.

Victor García: La entrevista con Jaime Torres que me hizo emocionar

Don Jaime Torres fue uno de los principales referentes del charango en la Argentina. Con su instrumento hizo conocer al folklore nacional y tocó con grandes de la talla de Mercedes Sosa o Ariel Ramírez.
Don Jaime siempre venía a la fiesta de la Virgen, el 8 de diciembre, que se realizaba en Rawson, cuando era intendente Juan Carlos Gioja.
En una de las tantas oportunidades en que vino a interpretar la Misa Criolla, obra cumbre de Don Ariel Ramírez, me atendió con la excusa que charlaríamos unos 10 minutos sobre lo que estaba haciendo por esos días.
El encuentro se produjo en Hotel Viñas Don Tomas, sobre el medio día. Hacía un calor agobiante y don Jaime junto a otros amigos comían en un salón climatizado. El hombre cuando nos vio, a mi fotógrafo y a mi salió del lugar donde estaba a recibirnos.
Nos presentamos y a los minutos estábamos sentados en un banquito del jardín del hotel. Sencillo, ameno, sabio, un recorrido por la música y los valores de nuestra patria.
En un momento se detuvo en su hablar y me dijo "hay que defender al país, como usted lo hace". Me quedé sorprendido de sus palabras y le pregunté ¿por qué". Me tocó el hombre y expresó "usted en este momento usa bombachas de gaucho y alpargatas", de hecho, esa era mi vestimenta. Agregó "usted no tiene vergüenza de mostrar lo que somos como país y defender nuestro valor", agregó que "ojalá muchos tengan la valentía para hacerlo sin temor". Los 10 minutos que habíamos pautado para la entrevista se convirtieron en 30. Al terminar nos dimos la mano de manera afectuosa, el hombre dio la vuelta y a pasito lento, así se lo permitía de la edad se alejó de nosotros. A mí me dejó la enseñanza de la importancia de defender nuestros valores.
Poco tiempo después don Jaime se fue al cielo de los músicos y desde allí con su charango sigue diciendo que es bien argentino.

Gustavo Martínez Quiroga y la nota más importante de su carrera

Tal vez el trabajo periodístico más importante 
fue una serie de notas y reportajes que se tradujeron en varios programas de 30 minutos cada uno para canal 8 sobre tecnología de irrigacion. Fue en Israel , país líder en la materia, con la cámara de José España. Corría el año 1996 y para San Juan el riego por aspersión y por goteo en terrenos desiertos era toda una novedad. Recorrimos todo el país registrando los logros en aprovechamiento hídrico. El viaje nos permitió hacer un reportaje en el Vaticano y un programa especial en Jerusalén, capital del cristianismo, el judaísmo y el islamismo.

Juan Manuel Orrego: dos situaciones únicas

El periodismo me ha dado muchas situaciones, no solo recordar a alguien o alguna figura por entrevistarlo alguna vez, sino se me viene a la cabeza dos situaciones vividas. Transcurría el gobierno de Alfredo Avelin, allá por el año 2001, 2002  y teníamos, digo teníamos porque hacíamos un programa junto a otra gran colega Norma Riveros, un programa los domingos a la Noche en Radio Nacional, era el único programa periodístico el fin de semana, "El ático" se llamaba, te juro que todos los domingos a la noche nos llamaba a la radio Don Alfredo porque quería hablar, participar en el programa y eran monólogos largos, notas largas porque no quería cortar, era un fans de nuestro programa y además aprovechábamos de tenerlo a él y hacía todos los anuncios de la semana por nuestro programa. 
La otra situación que se me viene a la memoria, destituido Avelin y ya era gobernador Waldino Acosta, y viajamos junto a un grupo de periodistas a Buenos Aires porque en ese entonces Acosta firmaba el pacto fiscal y por el viaje de Eduardo Duhalde al exterior, José Luis Gioja había quedado como "virtual presidente", recuerdo que por decisión de Gioja, terminamos en el despacho presidencial, únicos porque es difícil entrar a ese despacho, junto a un grupo de periodistas conocimos ese lugar, nos sacamos fotos sentados en el sillón, la verdad que al estilo de los sanjuaninos armamos tremendo revuelo en Casa Rosada, la custodia no entendía nada, pero se hacía lo que en ese entonces disponía el "presidente" en este caso Gioja.  

Daniel Solar: logré la nota que todos querían 

El conductor del programa Lo Creas o No, contó su anécdota. "Me enviaron a cubrir un acto en el Hospital Rawson con la presencia del entonces presidente de la Nación Carlos Menem", dijo. "Allí una alta fuente de presidencia me confirmó que Menem iba a visitar a Pablo Ramella, el último constitucionalista sanjuanino que estaba internado en un hospital privado de la provincia. 
Con el fotógrafo llegamos al lugar y rápidamente nos camuflamos, yo con una bata de médico y el, con la anuencia de los familiares, quedó escondido en un sector para captar las mejores fotografías", dijo. "Una vez que llegó Menem, y después de desafiar a los custodios obtuvimos la nota. Fue un gran triunfo, sobre todo por la satisfacción de lograr la nota con el propio presidente y en un lugar increíble", agregó.

Sergio Andrada: en primera persona

A lo largo de 31 años de profesión me tocaron buenas y malas. El periodismo me permitió descubrir el mundo magico de la radio y la grafica. Recuerdos imborrables quedan. Alegrías y tristezas, pero en este día me quedó una imagen y una historia en primera persona. Agosto de 2020, plena pandemia. Deje a mi familia para dedicarme a cuidar a mi padre y a mi hermano ya mayores y sobre los que había que estar mas atentos. Fue mi elección y mi sacrificio. Encerrados para escapara al COVD escribía desde casa y me tocó relatar en primera persona como se vivía la pandemia desde adentro de casa. Me quedó con la foto de la nota "Entre la melodía musical y la angustia" Mi viejo en silla de ruedas y mi hermano contra a reja mirando la soledad de una calle y de no saber que pasará. Pasión en primera persona.

Vanesa Olivares: Y Maduro cruzó calle Las Heras caminando 

Plena Cumbre del Mercosur en San Juan con días helados y mucha actividad. Con mi compañero Raúl Caliva íbamos caminando del Centro Cívico hacia la Legislatura provincial donde había un acto en honor a Venezuela y Bolivia. Mientras conversábamos, miramos hacia atrás y allí vimos al entonces canciller venezolano Nicolás Maduro cruzando la calle Las Heras solo rumbo a la Legislatura, inmediatamente prendimos los grabadores y comenzamos a entrevistarlo tranquilamente. La historia lo ubicaría después como uno de los personajes latinoamericanos más controvertidos de los últimos años. 

Lucas Laciar: una de cal y una de arena

En mis escasos años como periodista, me ha tocado cubrir y escribir de variados temas, hechos y personas. Para mí el periodismo, más que una profesión, es una forma de vida. Uno es periodista las 24 horas del día y es el trabajo más entretenido que se puede tener. No puedo quedarme con una nota en particular, hay muchas, pero si recuerdo varias que me marcaron. Uno de los temas que más me marcó, fue cuando hablé con una víctima de violencia obstétrica en un nosocomio local. A raíz de esa nota, muchas más mujeres que habían pasado por lo mismo me escribieron. Todo se vio reflejado en varias publicaciones posteriores. No eran notas lindas, pero saber que se pudo destapar una situación de injusticia fue un buen estímulo.
Si me tengo que quedar con la cobertura más linda fue todo el trabajo del 18 de diciembre el año pasado, cuando Argentina se coronó campeona del mundo. Registrar para Zonda TV y para el diario como lo vivieron los sanjuaninos fue lo mejor, ver a toda la sociedad festejar un logro tan ansiado en un país difícil, te enseña a disfrutar del trabajo.

Omar Andrada: más que periodista, espía

Obtener la información a veces no suele ser una tarea sencilla. Y de esas situaciones viví muchas a lo largo de mi incursión por los medios.Asi que no podría elegir una. La mayoria las experimenté en el ámbito deportivo. Cuando San Martín en 2007 ascendió a Primera División, el técnico Fernando "Teté" Quiroz, en su afán por que los rivales de turno no conocieran cómo iba a formar su equipo para enfrentarlos, cambiaba constantemente de lugar de entrenamiento. Del Hilario Sánchez pasaba al Sindicato de la Alimentación, al Camping El Paraíso, al Sindicato Empleados de Comercio (SEC) o al estadio San Juan del Bicentenario. En todos ellos a puertas cerradas.
Pero yo que cubría todos los entrenamientos debía arreglármelas para informar. Entonces utilizaba cualquier medio. Innumerables veces tuve que hacerlo trepado a un árbol en la cancha de Concepción, o a uno de los pilares y torres de iluminación de la playa de estacionamiento del Bicentenario donde ni siquiera podía ver todo el campo de juego, entonces tenía que esperar a que en algún momento los once jugadores pasaran por el lugar donde yo podia ver a duras penas debido a la distancia. Los individualizaba sólo porque hasta conocía la forma de correr y caminar de cada uno de ellos. Además, después esperar al momento de los cambios para develar posibles variantes el día del partido.
Una vez en el SEC tuve que treparme a un árbol para pasar una cerca de alambre de unos 4 metros de altura y luego desplazarme unos 100 metros entre parrales, todo esto tipo cuerpo a tierra en la colimba para poder ver el entrenamiento. Es que no debía dejar que me descubrieran. Era todo una aventura, y quizás ese era el mayor desafío e imaginarme la cara del técnico al día siguiente cuando leía en El Zonda detalle por detalle de lo que pasó en el entrenamiento, a pesar de todos los recaudos que tomaba el entrenador y los dirigentes.
Gajes del oficio. Nada más que eso, que hacen tan apasionnte esta profesión.

Últimas noticias

Ver más noticias