30 °C San Juan
Miércoles 21 de Febrero, 2024
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/207886
Historias

Vivir con cuatro hijos sin saber hasta cuando, la dolorosa historia de Carina

Carina Soria junto a sus hijos en el frente de la casa que le prestan.

Cuando la historia te golpea al corazón y necesitas difundirla para que se conozca y pueda encontrar alguna solución.

Son las cuatro y media de la tarde y el termómetro está a punto de llegar a los 40° en la calle. Dentro de eso que se puede llamar casa, largamente se puede decir que hay 45°.

Delgada, con la cara ciertamente demacrada y ojeras de una o varias noches sin dormir. Carina abraza al niño menor que se le acerca con barbijo puesto y casi con lágrimas.

Hoy comieron tomates con picadillo y pan. Eso es lo que hay en el estomago de los cinco integrantes de la familia.

De una de las piezas aparece una nena con cierta dificultad para caminar y con cara de sorprendida y en tono bajo se le escapa un hola.

"Ella es Morena, tiene 13 años, de nacimiento tuvo un problema en un ojo y no ve. Pero es muy fuerte. Es un sosten importante para mi" cuenta con orgullo Carina Soria, madre, sostén y líder de una familia que está punto de caer.La casa donde viven se la prestaron pero está inhabitable. Paredes de adobe maltratado y castigado, Techo de caña y barro a punto de sucumbir, por donde sobran las goteras.

Está en Juan Jufré casi General Acha, en Concepción. Hasta allí llegaron porque le prestaron para que pueda vivir con Carina con sus cuatro hijos.

Nahuel, tiene 16 años y tiene retraso madurativo, Morena de 13,Nancy de 12 y Axel de 10. Todos viven de lo que Carina cobra de AUH y la tarjeta Alimentar.

Desde Caritas Concepción y desde el Ministerio de Desarrollo Humano le están ayudando con ropa, mercadería y el trámite de pensión por discapacidad para Nahuel.

"Hace 10 años vinimos con mi esposo a San Juan por un trabajo que le ofrecieron. Nunca estuvimos del todo bien. Para colmo el contrajo SIDA, me contagió. El como no podía seguir con el tratamiento se murió hace 4 años".

La voz quebrada interrumpe su alocución. El silencio se apodera de todos en la humilde casa. Ni el calor se siente porque el dolor de las palabras de Carina enfrían todo.

"Nuestra vida no fue fácil. Cuando mi marido falleció los familiares de el vinieron de Mendoza, lo despidieron y nunca supe mas nada de ellos. Yo le llame  mi madre, le conté la situación en la que quedamos y me dijo que no aceptaba tener una  hija con SIDA..."

Ya no hay silencio, solo llanto. Sobra el desconsuelo en la habitación pero hay algo que también está y es el amor. La imagen de los hijos abrazando a Carina conmueve, tanto que el periodista dormido no sabe como dejarla grabada en el celular.

Ya el calor se siente, no hay un ventilador en casa. Ese es un pedido que hizo Carina casi con vergüenza porque las noches y los días se hacen insoportables.

"Hoy vinieron de la Municipalidad de La Capital, nos dijeron que esta casa no está habitable. Lo se, pero no tengo donde ir. Las noches de insomnio no son solo por el calor sino por la situación, mi problema de salud y no se como dejarles algo mejor a mis hijos"Carina, ademas de ser portadora de HIV y tiene cáncer de mamas. Realiza un tratamiento en el Hospital Rawson que la deja muy debilitada.

"Me operaron hace dos años, me sacaron los pechos. Estoy en control, depende como evoluciona es la quimioterapia que me hacen" relata casi sin voz

El recorrido por la casa comienza. Es cierto, da un poco de miedo caminar porque las paredes no brindan seguridad, ni hablar de mirar al techo. Se ven luces que entran y no son tragaluz. Son los huecos del techo donde hay filtraciones.

No quiero imaginarme una noche de lluvia por el agua, los cables de corrientes están allí sin ningún resguardo. El baño, está limpio pero no hay agua caliente ni tampoco tiene luz en ese sector al igual que las habitaciones.

Carina apenas puede moverse, pero va secundada por sus hijos. Nahuel pegado a ella como un abrojo.

"El año pasado Nahuel empezó en una escuela especial, me ayudaron para iniciar el trámite del certificado de discapacidad para ver si podemos tener la pensión para él" cuenta Carina.

Pero también casi sin espacio para el silencio agrega. "Pienso en ellos, que será de mis hijos. Hoy no se que pasará con mi salud. Trato de que no les falte nada, pero es imposible. Hay días que no teníamos nada para comer".

Sanmartiana pero del este mendocino. Vino a San Juan para acompañar a su esposo, diez años después con su salud deteriorada no vislumbra un buen futuro para sus hijos. Aún a pesar de todo se anima a creer y seguir."Nos abrazamos, es la manera de darnos fuerzas y seguir. ¿Si espero un milagro? Solo Dios lo sabe, pero el milagro sería estar bien en una casa para cuidar a mis hijos".

ESTA ES LA CASA DONDE VIVE CARINA CON SUS HIJOS

https://www.youtube.com/watch?v=hLxW8nh4sWw&t=6s

Para quienes quieran ayudar a Carina se pueden comunicarse por telefono solo por llamadas porque es un telefono celular viejo el que tiene: 2646018596

Últimas noticias

Ver más noticias