Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/297016
INCERTIDUMBRE

Construcción: por la inflación requieren pagos en plazos más cortos

La inflación, la demora en los pagos y la escasez de insumos están golpeando duramente a la industria de la construcción, generando preocupación en todos los niveles. Todo el análisis del presidente de la Cámara Argentina de la Construcción en San Juan. 

En el contexto de la complicada situación económica nacional, el sector de la construcción está viviendo momentos de incertidumbre. Diversos actores del sector han alzado la voz para expresar su preocupación por el futuro de esta industria vital.

El diputado Eduardo Cabello y el titular de CAEMCO, Mario Gili, han hecho un llamado unánime a la prórroga de la emergencia en la obra pública. Ahora Julián Rins, presidente de la Cámara de la Construcción Argentina, analiza la situación.
Según Rins, "La inflación está impactando fuertemente en nuestra industria, tanto en la construcción de obras privadas como en las públicas. El último índice de inflación, que alcanzó el 11%, está considerablemente por debajo del índice de la construcción debido a la influencia de productos clave como el cobre y el plástico, afectados por los precios del petróleo. Esto ha provocado un aumento significativo en nuestros costos de insumos."

El problema no se detiene ahí. Rins subraya que los pagos, que en algunos casos superan los 60 días, están afectando severamente los certificados de obra. En el sector privado, la situación no es mejor, con plazos de pago de 30 a 60 días. La diferencia radica en que en el sector privado se puede negociar, mientras que en el sector público las regulaciones son más rígidas.

Rins advierte que esta situación se mantiene desde hace casi un año, y las empresas se ven obligadas a usar su propio capital de trabajo para cubrir los costos generados por los retrasos en los pagos. No obstante, señala que "todo tiene un límite". 

La obra pública es la más afectada, con retrasos en los pagos debido a regulaciones y problemas de disponibilidad de fondos. La provincia se ha visto obligada a asumir algunos de los pagos que originalmente debían ser responsabilidad del gobierno nacional para aliviar esta situación.
En contraste, en el sector privado, a pesar de las complicaciones, se han logrado acuerdos para pagos a plazos más cortos, lo que ha aliviado la presión sobre las empresas constructoras.

La emergencia en la obra pública

En noviembre del año pasado, la provincia de San Juan aprobó la ley de emergencia en la obra pública, acelerando los pagos del gobierno provincial a las empresas constructoras en respuesta a la inflación. A pesar de algunas objeciones, esta medida continúa en vigor en la provincia, mientras que, a nivel nacional, se espera una discusión después de las elecciones de noviembre.

Julián Rins argumenta que la norma actual se creó para la situación del año pasado y que las circunstancias actuales son diferentes. Aunque cree que la prórroga no debería ser un problema, enfatiza que no resuelve los problemas fundamentales del sector, como la necesidad de acortar los plazos de pago.

Ya se ve afectado el ritmo de la obra, según Rins

La compleja situación económica ya está afectando el ritmo de las obras. La falta de insumos, en lugar de problemas financieros, está retrasando varios proyectos, lo que genera preocupación tanto entre los empresarios como entre los trabajadores del sector.

"Hay obras que se están ralentizando en muchos casos. No por una cuestión de pago, sino por una cuestión de falta de insumos Eso afecta el ritmo de la obra", destaca el empresario.

En resumen, el sector de la construcción enfrenta múltiples desafíos debido a la inflación, los retrasos en los pagos y la falta de insumos. Aunque algunas medidas temporales han aliviado la situación, se requieren soluciones a largo plazo para garantizar la estabilidad y el crecimiento de esta industria fundamental.

Últimas noticias

Ver más noticias