Desarticulan una banda que comercializaba aves exóticas y operaba en San Juan| Abrir nota completa...
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/284396
PARA TENER EN CUENTA

Todo sobre el golpe de calor en las mascotas

Con la llegada de las altas temperaturas, el golpe de calor es uno de los principales problemas al que se ven sometidas nuestras mascotas, ya que tanto perros como gatos son mucho más sensibles al calor que los humanos.

¿Qué es el golpe de calor?

Un golpe de calor o insolación en perros es un trastorno físico como consecuencia de un aumento de calor en el cuerpo del perro debido a la exposición a temperaturas elevadas que su organismo no puede compensar.

Un golpe de calor es siempre una emergencia veterinaria.

Esto, que de por sí es muy peligroso, en el caso de los perros es aún mayor debido a que la forma de regular su temperatura corporal es distinta a la nuestra.

En nuestro caso, cuando tenemos un exceso de calor nuestro cuerpo comienza a sudar, buscando una autorregulación.

Para los perros, es más complicado, ya que carecen de glándulas sudoríparas por lo que no sudan para regularse, sino que lo hacen mediante el jadeo, que no llega a ser suficiente.

Los gatos intentan mantener una temperatura estable lamiéndose y manteniendo el pelo liso, de este modo, la saliva depositada en el pelo, al evaporarse, disminuye su calor corporal.

Un golpe de calor puede elevar su temperatura corporal hasta 42ºC. Hay que tener en cuenta que la temperatura media normal en perros es de 38 a 39ºC.

Consecuencias de un golpe de calor

Los daños y desequilibrios fisiológicos que puede producir un golpe de calor son:

Problemas renales 
Problemas neurológicos 
Infecciones sistémicas 
Problemas hepáticos 
Problemas cardíacos 
 

Los efectos de un golpe de calor pueden ser temporales o permanentes. E incluso, se puede producir la muerte del animal en 15 minutos. Aunque se estabilice el animal, es posible que se puedan presentar secuelas días o semanas más tarde de sufrir el incidente.

Factores de riesgo para el golpe de calor

Hay factores de riesgo a tener en cuenta para evitar (o minimizar) el golpe de calor:

La alta temperatura en el exterior.
La humedad ambiental elevada, que dificulta la eliminación de vapor de agua del cuerpo.
Los espacios reducidos (estar encerrado dentro del auto, una habitación completamente cerrada, un balcón)
Poca agua a disposición del animal o que no se renueve diariamente.
Falta de sombra en el patio o balcón.
Pisos de cemento o que retienen mucho calor.
Perros atados que intentan acceder al agua o en la sombra y pueden estrangular o ahogarse con la cadena o correa.
 

¿Quiénes tienen más riesgo de sufrir el golpe de calor?

Los animales que tienen más riesgo de sufrir un golpe de calor son:

Los más jóvenes o los más viejos.
Los que tienen enfermedades respiratorias o cardíacas.
Los de razas braquicefálicas (bulldogs, boxers, pugs, gatos persas, pequineses).
Los animales obesos.
Los de piel oscura.
Los animales que acaban de comer.
Hacerles hacer ejercicio durante las horas de calor o cuando los animales están muy nerviosos.
 

¿Cuáles son los síntomas del golpe de calor?

Si su perro o gato sufre un golpe de calor, los primeros síntomas que verá serán:

Respiración muy rápida y forzada.
Dificultad de movimiento.
Tambaleo.
Salivación.
Lengua y mucosas azules.
 

¿Se puede evitar un golpe de calor?

Hay una serie de precauciones a tener en cuenta para evitar, en la medida de lo posible, un golpe de calor.

Dejar siempre agua fresca accesible a nuestro perro y gatos.
Hacerles estar en espacios amplios, ventilados y con sombra.
Dar a comer a primera o última hora del día.
No cortarle el pelo al ras.
Sacarlos a pasear a primera o última hora del día, evitando las horas calurosas.
Evitar que hagan ejercicio brusco, intenso o por tiempos largos.
No dejarlo NUNCA dentro del auto, ni siquiera con las ventanillas bajas.
En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el animal se estresa, podemos colocar en el suelo del trasportín, toallas húmedas.
 

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Una primera medida de auxilio, hasta llegar al consultorio veterinario, es conseguir que la temperatura corporal baje, pero NUNCA REPENTINAMENTE. No es recomendable cubrir el animal con toallas, ni someterlo a medidas extremas (ni baños en agua fría, ni utilización de hielo). Se le puede mojar con agua, pero no debe ser ni muy fría ni muy caliente.

Se puede proporcionar agua para que el perro pueda beber, siempre lentamente y de a pequeñas cantidades.

Como dijimos anteriormente, un golpe de calor es una emergencia que requiere atención veterinaria inmediata. Si se advierten en las mascotas los síntomas mencionados, debe acudirse cuanto antes para recibir atención veterinaria.

Últimas noticias

Ver más noticias