Roba en una pescadería y lo atrapan cuando escapaba| Abrir nota completa...
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioelzondasj.com.ar/a/219252

"Hay un nuevo paradigma en torno a la mujer"

Servicio y compromiso. Herrera ingresó a la institución policial hace 28 años. Con 17 años empezó a cursar en la antigua escuela de cadetes, a los 19 egresó y a los 20 ya estaba trabajando. A la vez, incursiona en la Historia desde hace 25 años enseñando en la Facultad de Filosofía de la UNSJ.

Jefa de Relaciones Policiales y profesora de Historia, confiesa que lleva en su piel la vocación de servicio.

Patricia Herrera es Jefa de Relaciones Policiales en la Policía Provincial y docente de Historia en la Universidad Nacional de San Juan. Casada y con un hijo (Santiago), confiesa que logra equlibrar sus dos pasiones más la de ama de casa, gracias a la ayuda de sus padres.
"La pandemia nos enseñó a valorar lo que tenemos. En muy poco tiempo, gente que queríamos mucho ya no están más, los policías hemos estado altamente expuestos", confiesa de entrada.
Patricia es policía por "herencia". "Soy hija de un policía. Somos muchos los funcionarios policiales que heredamos esta pasión, vemos como es el trabajo y no nos resulta indiferente al momento de seguir una carrera", señala.
Herrera ingresó a la institución policial hace 28 años. Con 17 años empezó a cursar en la antigua escuela de cadetes, a los 19 egresó y a los 20 ya estaba trabajando. A la vez, incursiona en la Historia desde hace 25 años enseñando en la Facultad de Filosofía de la UNSJ. "He llevado estos dos espacios que me comprometen ampliamente en los que soy feliz", destaca.

Sin embargo, si tuviera que elegir una de sus dos facetas profesionales, dispara: "Yo soy azul, tengo azul la sangre, llevo en la piel este sentimiento que es una vocación de servicio. Hay una cuestión de pertenencia a la fuerza que no se termina jamás".
Inmediatamente agrega: "La docencia también es una pasión. Los dos espacios fueron elegidos, sentí la necesidad de seguir estudiando. Siempre fui una apasionada de la lectura. Leer es un hábito creado en casa y a corta edad".
Patricia pertenece a la sexta promoción de oficiales femeninas. La primera fue en 1955, el antecedente inmediato a la Brigada Femenina. "Hay mujeres en la institución desde la década del ‘20 pero sin jerarquía policial. Las mujeres en esa época estábamos lejos de alcanzar las jerarquías", rememora.
"Aunque aún se ven pocas mujeres en ámbito de liderazgo, recién actualmente entramos con la fluidez. En 30 años recién veremos más mujeres en cargos jerárquicos. En la década del 90, la mujer no podía ocupar la Bandera Nacional. Actualmente hay otros parámetros y una mirada inclusiva, lejos de parámetros de patriarcado".
En cuanto a la igualdad en la fuerza policial provincial, destaca que "hay tres chicas en el grupo GERAS, han rendido a la par con excelentes calificaciones. Lo que vale es la capacidad. Hoy prácticamente estamos en un 50 y 50 en cuanto a cantidad de mujeres en la Policía".
Y destaca "la posibilidad de seguir capacitándonos en forma permanente, ya que laboralmente nos encontramos con situaciones complejas".
Al momento de su ingreso, el destino fue la Comisaría 1era. "Hay que entender que quienes estaban a cargo de la fuerza en aquel momento llevaban 30 años con el pensamiento de la época".
"Se trata de instituciones ligadas al género masculino, vinculadas a quien tenía la fuerza física. Mientras que la mujer históricamente fue vinculada a la educación, a los cuidados de la salud, sin embargo los tiempos están cambiando y ya no es extraño ver una mujer en un patrullero. Hoy hay una nueva realidad social", señala.
Finalmente define su trabajo policial como "de vocación, con el deber de hacer todo desde el compromiso".

Últimas noticias

Ver más noticias