El fabricante de motocicletas Zanella despidió ayer a unos 70 empleados y cerró la planta administrativa y de producción que operaba en la localidad de Caseros, en el partido bonaerense de Tres de Febrero.

Hernán Torres, secretario de la Unión Obrera Metalúrgica de Tres de Febrero, confirmó que este jueves unos setenta operarios no pudieron ingresar a la planta cuando llegaron para iniciar sus tareas cotidianas.

“Alrededor de 70 personas llegaron a la planta y les entregaron una copia del telegrama de despido. La planta venía mal desde febrero y la empresa adeudaba parte de los sueldos y aguinaldos desde junio”, dijo el dirigente sindical.

En ese sentido, precisó que la firma de capitales nacionales le adeuda unos 120.000 pesos en promedio a cada uno de los trabajadores a los que despidió.

Zanella había anunciado a principios de agosto el despido de unos 32 operarios en la planta que opera en la ciudad de San Luis, después de cerrar sus operaciones en Mar del Plata y realizar ajustes de personal también en Córdoba.

Esta compañía fue fundada en la Argentina en 1948 y para 2019 tenía pensado celebrar la fabricación de la moto N° 2.500.000, aunque esto se ha visto postergado debido a la crisis en la que cayó debido a la recesión económica y el desplome de ventas de motovehículos.

Según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina este sector registró un descenso del 45,2% en los primeros nueve meses del año.