Voluntarios sanjuaninos realizan una vigilia de 40 días por la vida

HOSPITAL MARCIAL QUIROGA

57
Ana, del grupo Scout de la Parroquia de Marquesado y es Payamédico, Carolina Ponce, Trabajadora Social y Julieta, estudiante de Kinesiología, tres de las voluntarias que colaboran con las mujeres embarazadas.

Además de rezar, brindan información a la comunidad sobre instituciones en la provincia que pueden ayudar a mujeres embarazadas. El año que viene realizarán vigilias callejeras en zonas alejadas en las veredas de Centros de Salud y Micro Hospitales.

Una acción voluntaria llama la atención de quienes pasan por la vereda del hospital Marcial Quiroga en Rivadavia. Un grupo de hombres y mujeres, con una pequeña mesa y la virgen María en el centro, realizan una vigilia de 40 Días Por La Vida.

“Venimos acá todos los días y lo haremos por 40 días, estamos siendo parte de un movimiento que nació en México y es una vigilia por la vida para prestar atención a muchas mujeres embarazadas que se encuentran pasando por una mala situación, antes de tomar una decisión desesperada. Nos centramos en pedir por el aborto”, contó Carolina Ponce, impulsora de esta actividad en San Juan por segundo año consecutivo.

La actividad que se desarrolla en la vereda del Hospital Marcial Quiroga, precisamente en la entrada de Urgencias, comienza a las 18 y culmina a las 22, teniendo como diferentes actores a un grupo de voluntarios quienes donan tiempo disponible en sus días.

“En San Juan son actualmente unos diez voluntarios que estamos participando de esto. Creo que la interacción comunitaria ayuda y suma en este pedido, juntos ayudamos, somos un nexo entre quienes nos necesitan e instituciones que pueden ayudar”, explicó.

Actualmente, la tarea de Lourdes Varela, accionista mexicana lleva más de 14 años de manera ininterrumpida, que comenzó por el establecimiento de un centro de abortos en Texas. “La conocí por las redes y pensé por qué no implementarlo en San Juan. Elegimos el hospital ya que se realiza en centros de salud públicos de la provincia”, dijo Carolina.

En la mesita, los voluntarios tienen presente la Virgen María envuelta por el “Rosario Pro Vida” compuesto con gotas de lágrimas que contienen un feto dentro de ellas. La creencia y la Fe los lleva a rezar el rosario por la vida de los niños por nacer.

“Hemos comenzado el 25 de septiembre y estaremos hasta el 3 de noviembre, los voluntarios están distribuidos en diferentes horarios. Además de rezar, brindamos información a la comunidad sobre instituciones en la provincia que pueden ayudar”, señaló Ponce.

“Desde que comenzamos se acercaron cuatro mujeres embarazadas a consultar, la gente también se acerca a colaborar con ropa y pañales. Es un movimiento basado en la fe, queremos que se conviertan los corazones que están a favor de la muerte, que se respete el derecho a la vida de los niños por nacer”, amplió la voluntaria.

Finalmente, explicó que “si hubo un embarazo por violación, que se castigue al violador y no al bebé que es inocente y siempre desde la paz y el respeto. Invitamos a participar a personas de todo credo religioso, con Dios es posible cambiar la mentalidad de la cultura de la muerte”.

“Seguiremos, Dios mediante realizando estás vigilias Providas dos veces al año (en marzo, y en septiembre) en sitios públicos, donde nos encontremos con mamás embarazadas (hospitales, centros de salud, etc)”.

Proyecto en zonas alejadas

A modo proyecto, Ponce adelantó que “estamos en conversaciones para tratar el año entrante que hayan vigilias callejeras en zonas alejadas en las veredas de Centros de Salud y Micro Hospitales, destacamos la gran colaboración de Docentes Por la Vida que nos han ayudado muchísimo”.

“También queremos que hayan Vigilias callejeras por las dos vidas en los las zonas más carenciadas, como por mencionar el asentamiento La Defensa en la Bebida, donde las mujeres embarazadas están atravesando muchas situaciones difíciles”, finalizó la voluntaria.