Empleados de la Electrometalúrgica Andina siguen esperando percibir haberes adeudados desde marzo del año pasado.

Los trabajadores de la EMA volverán a percibir dinero después de mucho tiempo sin cobrar gracias a que se vendieron parte de los activos de la empresa y con ese dinero se les va a pagar lo que se les debe.
“En realidad es una moneda insignificante a la par de la deuda, pero se va a cobrara algo y por lo menos se valora”, manifestó a Diario El Zonda, el secretario adjunto del Sindicato de los Trabajadores Químicos, Mario García.
En esa línea detalló lo que se vendió, “son materiales y maquinarias que están en desuso y que no afectarían a una posible reactivación de la empresa tales como,chatarra, cal, grafito, un molino y algunas cosas que estaban en desuso, además silicio, escoria” . Respecto al molino vendido, explicó que “se usa para moler cal, caliza y otros materiales”.
“Los compradores han sido gente de Buenos Aires, pero Hugo Goransky de La Platense ha comprado carburo que quedaba en la fábrica”.
Según García se vendieron en total “$2.330.000 aproximadamente”, a este monto hay que dividirlo en “170 más o menos, en condiciones de cobrar, porque los que se dieron por despedidos y los que se jubilaron no van a entrar en la partida, porque es pára los que no estamos cobrando nada y todavía estamos activos”, señaló.
García, detalló que “el dinero se va a dividir en partes iguales y todavía no hacemos el calculo fino pero en el mejor de los caso no quedará alrededor de $12.000, es ínfimo, no vamos a desmerecer esa plata, pero para la deuda que mantienen con los trabajadores no es nada”.
En este punto cabe destacar que los hornos de la empresa se apagaron en marzo del 2018, en ese entonces acordaron pagarle la mitad del sueldo a los trabajadores con la esperanza de vender o de reactivar la producción, pero esto no pasó y sólo cobraron dos meses ese 50% del sueldo, después no percibieron nada hasta marzo, pero nunca echaron a los trabajadores por lo tanto no están despedidos y no cobran ni fondo de desempleo y ni las indemnizaciones correspondientes, por lo tanto algunos trabajadores se dieron legalmente por despedidos y otros se jubilaron. Muchos dejaron de ir a la fábrica porque ya no había ni trabajo para hacer ni plata para cobrar, pero meses atrás volvieron a trabajar en el mantenimiento para evitar que se pierdan los activos con la esperanza de reactivar la planta. Toda vía no ha pasado pero esta venta de elementos es aunque sea un pequeño ingreso para estos trabajadores que llevan meses sin cobrar y atravesados por deudas.
“De lo que me deben a mi no ni el 1%” destacó el sindicalista que explicó que, “a todos les van a pagar con cheques porque el 99% estamos con las deudas embargadas, me incluyo porque esto me cortó la cadena de pagos y no pude pagar mis deudas con el banco”.

La forma de pago
La Subsecretaría de Trabajo intercedió en la negociación y se encargará de pagarles a los trabajadores y que el dinero les llegue a los bolsillos. En este fin el Sbsecretario de trabajo, Roberto Correa Esbry detallo, “lo que ha hecho la Subsecretaria de Trabajo es entregarle los cheques al Sindicato que tiene que depositarlas a medida que se van venciendo porque son de distintas fechas y me van a llevar la lista de la gente y cuánto tiene que cobrar cada uno, pero eso lo tiene que tener cada uno, eso lo voy a tener la semana que viene aproximadamente. Van a cobrar a través de la cuenta nuestra, que de fondos de terceros es para dejar constancias y distribuir los pagos entonces no se deposita en una cuenta particular y no tiene costo alguno para el trabajador, además todos tienen embargos por deudas y hay cosas que impiden ingresar los fondos a sus cuentas sueldo, por eso le voy a hacer un cheque a cada uno para que vayan cobrando por ventanilla del Banco San Juan.

La deuda
Según los últimos datos, a cada trabajador la empresa le debe $700.000, lo que implica más de $210 millones de pesos en sueldos. A este monto se le deberían sumar las indemnizaciones, que serían del 100% porque las propietarias no se presentaron a las audiencias conciliatorias y se cayó el acuerdo del 60% que hizo el Sindicato de los Químicos.