El ex ministro de Economía Hernán Lacunza advirtió ayer que, en apenas dos meses, la Argentina podría sufrir “un proceso de inestabilidad inflacionaria por un exceso de emisión” de pesos, a raíz de las medidas que se tomaron para enfrentar la pandemia.
“Hay dos fotos inexorables: las víctimas sanitarias y las víctimas económicas. La Argentina eligió medidas extremas para que la primera foto no sea tan dramática, a costa de la segunda foto. Es una decisión política y los resultados son acordes a esa estrategia”, evaluó el ex funcionario.
Según Lacunza, “el Gobierno empezó disparando a mansalva, pero después calibró mejor y destinó recursos, que nunca sobran, a sus dos programas emblema: ahí no hay mucho espacio para mejorar”.
“Pero lo que se podría haber hecho distinto es no agravar más la situación fiscal. No agreguemos una tercera foto dentro de un par de meses, que no va a ocurrir en el resto del mundo: que además de las víctimas sanitarias y económicas, tengamos un proceso de inestabilidad inflacionaria por un exceso de emisión”, advirtió el economista, en declaraciones radiales.
Además, evaluó que “en materia sanitaria los resultados son mejores a los mundiales aunque la película no terminó. Y los económicos son peores. Nosotros llegamos en una posición inicial delicada porque veníamos de un año y medio de recesión. La foto del final va a ser peor, más definida”.
“Si en unos meses hay un iceberg, es bueno saber cómo se lo va a evitar. Eso se logra con un plan económico que hoy no está.
No digo que no exista, pero la gente no lo conoce; tal vez está en la cabeza de los funcionarios, pero no se sabe cuál es”, enfatizó.
Para Lacunza, “hay que ser muy cuidadosos con eso y una forma de hacerlo es arreglar con los acreedores, emitir deuda en pesos y mostrar un programa fiscal y financiero”.