Una sensación de libertad

SAN MARTÍN VOLVIÓ AL RUEDO

0
8

Después de 184 días de abstinencia futbolística, el Verdinegro retornó a los entrenamientos físicos bajo un estricto protocolo Covid. “Recuperamos la libertad de ir a la cancha, de correr con una pelota y ver a nuestros compañeros”, dijo el defensor Gonzalo Prósperi luego del ensayo.

Risas y buen humor en el primer entrenamiento de San Martín que regresó a las prácticas después de 184 días de cuarentena.

El Verdinegro, primer equipo local en retornar a las actividades, comenzó con los ensayos físicos bajo un estricto protocolo en la burbuja en el estadio Hilario Sánchez.

La sensación de los jugadores, después de estar tanto tiempo encerrados, fue rara y extraña.


“En casa no entrenaba con ganas, porque lo hacía solo. Tener a un profe que te diga que hacer y entrenar en el club con tus compañeros, más allá del distanciamiento, te motiva. Estoy muy contento de volver a entrenar”, contó como fue el primer día de entrenamiento el defensor Gonzalo Prósperi.

Al ingresar al estadio el utilero Luis Ruarte se encargó de controlarle la temperatura a los jugadores, cuerpo técnico, ayudantes y dirigentes de la institución.

“Fue todo muy raro, cada uno con su agua, alcohol en gel y barbijo. Llegamos, habló el profe, nos sacamos los barbijos y empezamos a entrenar. No nos cruzamos, cada uno tiene su carril, nos hablamos a la pasada. Luego terminamos lo más cómico y chistoso fue el saludo porque no sabes como saludar. Le pones el codo y te ponen el puño cerrado o sino algunos directamente no te quieren saludar, después nos hablamos por teléfono te dicen”, expresó con el buen humor que lo caracteriza al ex Argentinos Juniors.

El entrenamiento se dividió en dos turnos y cuatro grupos de 6 jugadores cada uno, los arqueros lo hicieron aparte.

El DT Paulo Ferrari utilizó el gimnasio, la cancha auxiliar y oficial del Hilario Sánchez para dirigir su primera práctica con el buzo del conjunto sanjuanino.

“Conocí nuevos compañeros, muchos que cuando llegaron a San Juan no pudieron ni siquiera entrenar en sus casas, porque cumplieron la cuarentena en el hotel. Estoy muy contento de volver a entrenar”, cerró Prósperi que contó como fue el primer extraño día de entrenamiento bajo los protocolos de Covid.