Por el partido de ida de la Fase Preliminar del certamen, Peñarol derrotó como visitante a Desamparados 1 a 0, con gol del Carucha Fernández. El cotejo terminó casi a la una de la madrugada porque se retrasó por falta de luz. La revancha será el miércoles que viene y ahí se definirá el rival de Newell’s.

Un triunfo gigante para Peñarol. Todavía no definió nada. Perodesde lo anímico, por como venía, le sirve muchísimo. Y también para ilusionarse con avanzar en la Copa Argentina, ya que ayer dio un gran paso.

Por la ida de la Fase Preliminar, en partido disputado en cancha de Desamparados, el Bohemio derrotó al dueño de casa por 1 a 0 y puso un paso en la fase siguiente.

En el primer tiempo el partidofue muy intenso. Sin demasiadas situaciones de peligro pero sí muy disputado. El que parecía que tomaba el control del balón era el dueño de casa, pero el Bohemio no se resignaba a eso y también tenía sus recursos, sobre todo cuando la pelota pasaba por los pies de Alan Cantero, que fue una pesadilla para la defensa Víbora. Como a los 9 minutos, cuando tuvo una chance ante el arquero rival, pero Boiero respondió bien y evitó la caída de su arco.

La respuesta de Desamparados no tardó en llegar y a los 11 lo buscó, por medio de Ariel Sánchez, pero su remate potente se fue afuera.

Después todo se emparejó, pero una desinteligencia defensiva del local le permitió a Peñarol conseguir la apertura del marcador. A los 32 minutos volvió a ganar Alan Cantero, esta vez por derecha, hizo bien la banda, metió el centro y por el medio apareció Carlos Fernández para empujarla al fondo de la red y establecer el 1 a 0.

El Víbora no se quedó, pero muchas veces equivocó los caminos para llegar al arco defendido por Carlos Biasotti. La más clara que tuvo antes del descanso fue cuando tuvo un tiro libre cerca del área, pero no pudo ser porque el disparo de Montejano dio en el travesaño y se fue afuera.

En el segundo tiempo, Sportivo salió decidido a adelantar sus filas para cambiar el resultado. Sin embargo, Peñarol no se desordenó y con prolijidad hacía que el tiempo pasara y que su rival comenzara a desesperarse. También buscaba aprovechar los espacios que quedaban para armar alguna contra, como a los 34, cuando otra vez ganó Cantero por el costado y nuevamente por el medio el Carucha, aunque esta vez Fernández no tuvo ni la potencia ni la precisión del gol.

Después, más de lo mismo y el equipo de Bove que se abrazó al resultado para sellar el triunfo que le sirve de mucho, no solo para acariciar el pasaje al cuadro principal de la Copa Argentina, sino también para crecer en confianza.

Ahora habrá que esperar hasta la semana que viene para saber quien es el equipo sanjuanino que se mete en el cuadro principal de la Copa Argentina y enfrentará en 32 avos a Newell’s de Rosario. Esa será otra historia, pero por ahora Peñarol dio un gran paso.