Una mujer se encadenó para no ser desalojada

POLÉMICA POR UN RECLAMO DE HONORARIOS

66

Una paciente oncológica asegura que la vivienda es inembargable. Sin embargo, la Justicia falló a favor de un abogado, quien aseguró que “esa casa ya no pertenece a la mujer y que nunca tuvieron voluntad ni intención de pagar”.

Una mujer se encadenó ayer a su casa de la calle Francisco de Miranda para evitar ser desalojada.

En declaraciones periodísticas, Elisa Sánchez acusó al abogado de la familia, Eduardo Villalobos, y al ex juez Carlos Macchi por ser partícipes del desalojo.

Según el testimonio de la mujer: “El señor Eduardo Villalobo y la fiscal Alicia De Los Ríos firmaron un acta donde dice que a esta casa la he comercializado, había un acta de inembargabilidad sobre la casa y ahora me dicen que sólo hay una acta de Villalobo y De Los Ríos. Es una estafa, mi abogado Nicolás Fiorentino ha hecho todas las presentaciones”, dijo Sánchez.

La mujer agregó que “Eduardo Villalobo mantenía una relación laboral con su madre. Ella era contadora, mi mamá le daba clientes, éramos dos adolecentes y el doctor llegó diciendo que él iba a empezar a hacer el sucesorio de la casa, nunca tuvimos problemas y este hombre ha dejado pasar el tiempo. Hoy nos encontramos que el mismo ha hecho toda esta tranfuguiada para quedarse con esta casa”, acusó la mujer.

Elisa Sánchez explicó que ese conflicto por el pago de honorarios de un juicio sucesorio derivó en esta situación extrema.

“Villalobos se quiere cobrar 80 mil pesos con mi casa. Yo estoy enferma hace un año y medio de cáncer, no tengo trabajo y vivo con mis cuatro hijos. Esta casa nos la dejó mi mamá a mi hermano y a mí. Él la denunció como que la alquilamos para comercio y el juez Carlos Fernández Collado del Quinto Juzgado Civil determinó el embargo. Estamos desesperados”.

La versión del abogado

Por su parte, el abogado Eduardo Villalobo, a quien señalaron como quien pidió el desalojo, en declaraciones periodísticas dio su versión y señaló que “esa casa ya no pertenece a la
mujer que nunca tuvieron voluntad ni intención de pagar”.

Según el abogado, “en primera instancia hice un sucesorio y se me adeudaron los honorarios. Permanentemente los llamé, los notifiqué, invitándolos entonces a pagarlos, para hacer un acuerdo de pago y jamás lo hicieron. Luego de eso se pide regulación de honorarios y se inicia la ejecución de los mismos, como cualquier juicio, y de cada una de estas cosas fueron notificados. Luego de eso se continúa con la ejecución del bien, se embarga el inmueble que había y siempre fueron notificados para que puedan ejercer su derecho de defensa. Pasó el tiempo y se pide fecha de subasta atento a que nunca, ni a través de la Justicia ni de forma privada, tuvieron ninguna intención ni de pagar, ni de formalizar un acuerdo ni de hacer una propuesta”, señaló el abogado.

Finalmente Villalobo indicó que la Justicia ordenó la subasta, se fijó fecha para la misma, se los notificó, se hizo una constatación del bien. Poco después, se subastó el inmueble, en el año 2016, de manera que ese inmueble, desde ese año, “ya no es de ellos. Por lo tanto es erróneo que digan que se les quiere quitar la casa”.