UN SUEÑO SIN BARRERAS

BELÉN AMEIJENDA

0
1164

Cuando nació le detectaron una discapacidad llamada Espina Bifida y los médicos le dijeron que no iba a caminar. Hoy con 24 años y en bastones persigue una ilusión: “Ser la primera piloto mujer con discapacidad del país en correr en el automovilismo nacional”.

 

 

 

 

Cuando nació le detectaron una Espina Bifida (Defecto de nacimiento en el cual la médula espinal de un bebé no se desarrolla correctamente) y los médicos le dijeron a su madre que jamás iba a poder caminar.
Su espíritu la llevó a luchar para no perder la fe. Hoy Belén Ameijenda tiene 24 años, camina con bastones y lleva una vida normal.
Ella persigue un sueño y no descansará hasta lograrlo. Quiere convertirse en la primera piloto femenina con discapacidad en correr en el automovilismo argentino. Su anhelo es acelerar en la Fórmula 1100 de Buenos Aires.
“Nací con una malformación congénita, que se llama espina bifia. Lo cual trae asemejado una discapacidad motriz, en mi caso. Cuando nací algunos médicos le dijeron a mis papás que no iba a poder caminar. En ese momento, apareció una chica que justo estaba haciendo una residencia en kinesiología y le dejó el número a mis padres con el fin de que pudiera estar parada. La llamaron y al año estaba de pie, me rehabilitó durante 11 años. Ya kinesiología no hago más, no la necesito. Comencé caminando con andador y después me trasladé con bastones que los uso actualmente”, comenzó contando su historia de superación.
En su casa se respira automovilismo, los domingos al medio día mirar el Turismo Carretera es y será un clásico en su familia. Ahí nació su pasión por los fierros.
“Desde que tengo uso de razón siempre me gustó el automovilismo. De chica no entendía mucho, pero lo veía a mi papá que todos los domingo miraba el TC en casa. Todavía no me subí a ningún auto de competición. El objetivo es ver si este año puedo correr en la Fórmula 1100 en el Mouras. A las personas con discapacidad le tienen que hacer una prueba de cuatro segundos ante un accidente o incendio. La misma consiste en bajarse del auto en ese tiempo. Con eso ya tendría todas las habilitaciones para correr. El TC es la categoría que más me apasiona y a la que me gustaría llegar”.
Para poder correr Belén necesita tener el control de los pedales al volante.
“Por mi condición, tengo falta de musculatura en los pies, no tengo la suficiente fuerza para presionar los pedales. Por eso el acelerador, embrague y freno lo voy a manejar desde el volante”, explicó.
Por otro lado Belén estudió periodismo deportivo y cuando le faltaban diez materias para recibirse, “dejé y empecé psicología”.
En su vida practicó otras disciplinas deportivas, como “equitación y natación en River”.