Este viernes inaugura la muestra de 15 esculturas de Hugo Vinzio Rosellot. La exposición es una muestra de los músicos que de alguna manera impactaron en la vida del artista.
Este viernes a partir de las 20.30 inaugura una singular muestra de esculturas de Hugo Vinzio Rosellot. En la ocasión el artista hace un homenaje al día de la música, con esculturas de músicos que de alguna manera impactaron en su vida. Por ello en este camino del arte se encontrarán 15 obras que van desde Mozart a Yuyanqui.

Previo a la inauguración, Hugo Vinzio Rosellot dialogó con Diario El Zonda sobre esta nueva apuesta. Afirmó que “en principio lo que quería era hacer una especie de catálogo de la músicas pero lo tuve que abortar porque es imposible, era una cosa que no se podía hacer. Podía ir desde un tipo que podía tocar un tambor en la jungla africana hasta el Pepo y ahí adentro está todo”.

Lo cierto es que en la propuesta que pone el artista en consideración que estará disponible en el Auditorio Juan Victoria hasta el 9 de diciembre, los visitantes podrán disfrutar de un recorrido por una amplia gama de artistas, que de alguna manera influyeron en la vida de Hugo Vinzio Rosellot. Por esto “tachim tachim”, es un homenaje a la música desde una mirada diferente.

Sobre la exposición contó que “esta era una materia pendiente, porque estuve exponiendo dibujos y otras cosas. En el tema de esculturas no exponía desde el 2015”.

Agregó que “esta exposición era algo que me debía, el de los músicos y la música. Si bien he tratado este tema en otros trabajos pero nunca lo hice como una serie completa”.

Al profundizar sobre la obra afirma que “curiosamente están representados gran cantidad de ritmos musicales”. Sobre los motivos de la elección de los artistas que esculpió contó que “creo que a todos nos pasa lo mismo, salvo que haya alguien que haya escuchado toda la vida lo mismo, siempre escuchamos cosas diferentes”.

Al hacer un recorrido sobre los artistas manifestó que “yo a Jimi Hendrix lo empecé a escuchar cuando tenía 16 años, porque un flaco consiguió un disco. En ese tiempo era complicado, conseguir un disco de Jimi Hendrix era más difícil que te diera pelota Kenedy”. En ese tiempo “vos escuchabas eso y comenzabas a imaginar, porque para colmo la información era cara, si vos te comprabas una revista de rock de la época como “Pelo”, había que juntar plata entre los amigos para comprarla y tener información. Hoy es muy fácil, quien no vivió esa época no pude dimensionar la dificultad”.

Agrega que “de pronto llega la famosa película Woodstock y lo vi tocar, el himno norteamericano, con toda esa tónica que le dio el tipo contra Vietnam en el mismo himno, se me grabó en el alma”.

Luego de esto “aparece descubrir la poética de Atahualpa Yupanqui. Después mi viejo que era un melómano incansable, era un tipo que escuchaba música todo el tiempo, me hizo conocer a Beethoven y a la música clásica. Cuando pasa el tiempo y entiendo que es el músico que en la historia de la humanidad, a mi juicio, que ha creado una de las sinfonías más maravillosas que este mundo va a escuchar, que es la 9° Sinfonía, siendo sordo. Bueno… perdón, señor estamos ante un genio total”.

En ese sentido explica que “cada uno de los músicos que yo presento en la muestra tienen esas connotaciones que tocan mi propia vida”. De esta forma “estoy contento conmigo mismo porque no he sido un hermético, le entrado a todo. En definitiva lo que pasa es que me interesa el arte por lo que tengo la posibilidad de disfrutar un montón de cosas sin perjuicios”.

Es por esto que agrega que “no podes estar mirando la vida con perjuicios porque te perdés de todo, te perdes de conocer, después sos el que decide si lo aceptas o no”.
Sobre el tiempo que le insumió el desarrollo de la muestra contó que la inició en 2018. “La escultura es más demorosa y tenés que seguir un proceso. Diseño, dibujo, pienso, investigo. Me gusta mucho, si voy a entrar en la vida de Atahualpa Yupanqui saber quien es y esos dados, en algunos casos se encuentran presentes en la escultura porque son las cosas que me motivan.” Agregó que “la última escultura la terminé hace un par de semanas”.

El artista sostuvo que el recorrido por la historia de la música que escuchó lo movilizó mucho. “Soy un tipo que escucha mucha música y siempre estoy esperando encontrar algo nuevo, escuchar sonidos y propuestas diferentes”.