Efectivos del Médano de oro trabajaron intensamente para detener a los autores del ilícito. Tres sujetos quedaron presos y uno está prófugo. Además, recuperaron parte de lo sustraído.


El pasado 25 de septiembre, un hombre sufrió una intoxicación con un insecticida cuando trabajaba en un puesto de cabras ubicado en calle 14 y América en el Médano de oro, en Rawson. Como consecuencia se desvaneció y quedó tendido en el suelo, quedando su caballo solo y el resto de sus animales sueltos y desorientados. Esa situación fue advertida por un vecino que se acercó a ver que había pasado y se encontró con el puestero, un hombre de apellido González de 74 años prácticamente inconsciente.

Rápidamente llamo a la Policía y una ambulancia se encargó del traslado del hombre hacia el Hospital Rawson pues su estado era delicado.
A partir de entonces, la brigada de calle y los efectivos de la Subcomisaría Médano de oro, bajo las directivas del Subcomisario Julio Aballay y el Principal Roberto García iniciaron una investigación pues advirtieron que faltaban 7 cabras – de un total de 700 cabezas- y vieron que en el lugar, desconocidos habían desarmado una moto y le faltaban sus ruedas.

La semana pasada y en compañia del veedor Alfredo Pizarro, los policias del Médano realizaron un total de 8 allanamientos en los departamentos Rawson y Pocito y consiguieron atrapar a la banda que cometió el robo de los animales aprovechando la ausencia del puestero.

Fuentes policiales informaron que los detenidos fueron el “Triguito” (18), el “Gordo” (31) y el “Flaco” (27). Durante los procedimientos, secuestraron dos chivitos pequeños y cueros de los otros cinco animales que fueron faenados, las ruedas de la moto Guerrero 90 y un auto marca Duna, que habría sido utilizado para el traslado de los animales.Todavía falta detener a otro sujeto que integraria la banda y que esta identificado. Todos quedaron a disposicion del Tercer Juzgado de Instrucción por el delito de Robo y Abigeato.

Respecto de González, aún permanece internado en el hospital recuperándose lentamente, dijeron las fuentes. El hijo del puestero quedó muy agradecido por la eficaz labor policial.