Era un día más en la redacción de Olé hasta que sonó un teléfono y trajo una noticia que impactó a todos y llenó de tristeza el ambiente laboral: Marcelo Pagliaccio murió ahogado durante sus vacaciones en Florianópolis.

La primera información que llega desde Brasil es que el periodista deportivo de 32 años era parte de un tour que había asistido a una fiesta y que de regreso a la posada donde se estaba hospedando, él y sus compañeros decidieron meterse al mar en pleno amanecer. Marcelo se habría desvanecido cerca de la orilla y al ser esta situación advertida por los demás fue sacado arrastrado hasta la orilla donde se le realizó RCP. Y aunque parecía que había reaccionado, tragó mucha agua y falleció camino al hospital. “Dolor y más dolor. Porque se nos fue un gran pibe. Porque tenía mucho por vivir. Porque Paglia, como lo llamábamos todos, era eso: un gran pibe. Olé está de luto. Porque la muerte de Marcelo Pagliaccio es una mierda. Porque no queremos escribir más sobre compañeros que deberían estar con nosotros y no están. Porque tenía 32 años. Porque desde que llegó hace diez años y se sumó a la movida digital que recién arrancaba en Olé, creció como periodista con todos. Porque ese fanático del fútbol italiano y de la Fiorentina en particular, era un potente goleador y llevaba la ironía a flor de piel”, lo despidieron sus compañeros conmovidos por la noticia.