Un penal dudoso y uno que no cobró

El juez bajo la lupa

294

Se habló mucho que los árbitros habían favorecido a Peñarol para llegar a la final y que estaba seguro el ascenso. Ayer el juez le jugó en contra con un penal no cobrado.

Cuando se habla mucho sin razón y sin conocer, sin fundamentos se castiga injustamente. Peñarol lo vivió y mantuvo el silencio.
Ayer el arbitraje del tucumano no fue malo, lo llevó de cerca pero tuvo un par de errores puntuales que no favorecieron a Peñarol.

En la jugada del penal que se convierte en el gol de Salvaggio para Independiente se marca la duda en la acción de Fernández, quien a entender el juez la convalida como falta. En favor del árbitro es que no dudó y la cobró en el instante.

Pero no tuvo la misma convicción en la jugada en la cual da pelota en la mano de Benitez y el árbitro estaba de frente a la jugada y no le dio de manera casual con el agregado que la pelota iba con destino al arco.

La expulsión de Tissera fue correcta por un fuerte codazo que dejó un corte pronunciado en la cabeza de Pablo Costi.
Para la revancha si dirige un árbitro del Federal seguramente la tranquilidad será para ambas instituciones.

>> De la angustia a la alegría por el triunfo

Los hinchas del Bohemio una vez mas colmaron el estadio Ramón Pablo Rojas y vivieron la final con las distintas sensaciones que se fueron entremezclando a lo largo del partido y de una gran previa.

El color no faltó para el recibimiento del plantel que fue acompañado por los chicos de las inferiores del club. La tensión en el partido que los llevó a muchos a comerse las uñas por la derrota parcial, pero también al festejo loco por los goles del Carucha Fernández que llevó a subirse al alambrado, revolear el buzo o la campera, abrazarse con el del lado de la tribuna.

Del otro lado los casi 50 hinchas de Independiente se fueron tranquilos en la combi de la Policía.