Hoy se celebra el día del Locutor en la Argentina y en San Juan uno de los profesionales más reconocido y con mayor experiencia es Hugo Mesina, su voz se escucha desde hace 35 años en Radio Sarmiento. Dejó un sello al crear el primer programa de cuarteto en San Juan.

 

 

“Chicas y muchachos sean bienvenidos a un nuevo sábado por Radio Sarmiento. No será un día mas, tiene que ser diferente, será único. ¿Están preparados para divertirse? ¿Están preparados para bailar porque aquí comienza ATC, Aaaa todoooooo Cuartetoooooo!!!

Si habré escuchado esta introducción cada sábado. Su voz inconfundible aparecía en el aire de Radio Sarmiento en la siesta, con un programa que se convirtió en un sello de la radiofonía sanjuanina por ser el primer programa de cuarteto.

Hugo Gerardo Mesina, con menos kilos, con el mismo timbre, la entonación que no se pierde y el buen humor por sobre todas las cosas, hoy está celebrando su día y también recordando su debut como locutor oficial.

“Justo un 3 de julio de 1985 hice mi debut en Radio Sarmiento con carnet habilitante y todo. A mi me llegó el carnet el 1 de julio. Informé a los directivos y a Lidia Gomez Brum, quien me había ayudado y formado en ese momento. Me dijo que la iba a reemplazar a ella en el turno del viernes por la noche en donde estaba también el programa Persuasión de Francisco Bustelo, que no era fácil trabajar con él. Por suerte me fue bien” empezó contando Huguito de su debut radial.

Desde el 3 de Julio de 1950 se celebra el día del locutor. Siete años antes se había formado la Sociedad Argentina de Locutores en la cual el primer presidente fue Roberto Galán.

La radio tiene una magia especial y mucho tiene que ver la voz de esas personas que se sientan frente al micrófono para transmitir emociones, alegrías, pasión entre otras tantas sensaciones.

En San Juan hay varios locutores que tienen su título y/o carnet habilitante. Uno de ellos es Hugo Gerardo Mesina, una voz indefectiblemente relacionada con Radio Sarmiento.

“Desde chico me gustaba la locución. Mi debut oficial con un micrófono fue a los 11 años en una fiesta del 25 de mayo. Yo vivía en Barreal y allá fue la selección de fútbol de San Juan para jugar un amistoso. El locutor de Gendarmería Leonardo Lázaro me conocía y me puso al lado de él y cuando presentaba la formación de los equipos yo daba los nombres. Ese fue mi debut”.

Con solo mencionar su nombre se le anexa la frase “Que buen tipo”. Construir una imagen profesional cuesta, pero a él no le costó porque siempre se mantuvo en uno de sus pilares de vida: la humildad.

“Después que me dieron el carnet de locutor me llamaron de la radio y me ofrecieron acompañar a Oscar Coria y Noemí Colombano en “Alegre despertar” que iba de 6 a 8 de la mañana. Me venía en bici desde La Bebida hasta la radio y cuando terminaba me iba a la facultad. Como todo comienzo era sacrificado. Pero antes de llegar a eso tuve que grabar horas y horas de programas. En ese año 85 hice algunos reemplazos de compañeros y en el 86 ya tuve turnos asignados” contaba con naturalidad Hugo.

Él terminó siendo un locutor todo terreno y era en realidad algo que disfrutaba. Podía hacer un programa romántico, como uno de tango o deportivo.

“En el 86 yo cumplía el turno del sábado por la tarde y a último momento Mario Baigorria no podía ir a la transmisión de un partido y tuve que salir a la cancha para hacer deportes. Me gusta mucho y estuve en transmisiones de automovilismo y de ciclismo, de básquet o de hockey. Lo disfrutaba mucho”.

Sin embargo llegaría el año 1987 y ese sería el su gran despegue, algo que lo marcó para siempre y que lo convirtió en el número 1.

“Me llamó Pepe Ponce y me dijo ¿Te animás a hacer un programa de cuarteto solamente los sábados en la siesta? Cuando me ponían a grabar programas que nunca salían, el que mas disfrutaba era del sábado a la siesta por lo popular. Allí nació A Todo Cuarteto. Estuvimos 10 años en el aire. Fue algo muy lindo”.

Hugo no maneja celulares, no lo tiene tampoco. Se acostumbró a vivir sin la tecnología, aunque debió adaptarse a ella con el paso del tiempo.

“La locución antes era diferente, los medios fueron exigiendo menos y al aire ya podía salir cualquier persona que no tuviera carnet. También me tuve que adecuar a hacer operador y locutor a la vez. Todo se transforma, pero cuando estás al aire nada debe influir porque los oyentes esperan lo mejor de vos y por eso hay que entregarse por completo sin importar si tenés un millón de problemas”.

A lo largo de 35 años en la profesión, trabajó con muchas personas y en solo cuatro medios. Además de Sarmiento, tuvo un paso fugaz por Radio De La Paz y en Radio Express con Jorge Enrique Pinardi. Se le suman las transmisiones de ciclismo con el grupo Embalaje en radio Colón, en la cual se dio el gusto de trabajar con su hijo Gerardo.

“Uno los cría, los forma, los educa pero ellos deciden que camino elegir. Gerardo se inclinó por el periodismo y la verdad que para mi es un orgullo hacer mi trabajo al lado de él”.

Hoy se encuentra con licencia por ser un persona de riesgo ante el Covid-19 por una cardiopatía.

“En enero del 2015 tuve un infarto, los médicos no entendían como es que me salvé. Fue en San Luis en mis vacaciones. El corazón sigue latiendo y mientras eso siga así, seguiremos entregando emociones, sonrisas y pasión por la radio, porque el mejor día esta por venir”.

Tan simple como locuaz. Tan noble como profesional. Así es Hugo Gerardo Mesina.