Se trata del Espacio Trans que está formado por integrantes de la Iglesia Católica. Entre otros objetivos buscan apoyar a personas trans para que salgan de la prostitución.

Hace unos meses miembros de la Iglesia Católica han conformado, lo que dieron en llamar “el Espacio Trans”, con el objetivo de contener a estas personas y a su vez ayudarlos a ocupar un espacio en la sociedad. Vale marcar que las personas trans en muchos casos son víctimas de una fuerte discriminación social, que los ponen en lugares de extrema vulnerabilidad y marginalidad.

La doctora Myriam Andujar contó que de este grupo participa un número variable de personas. El mismo se está trabajando en “la casa de Genefared, allí se trabaja con personas que están en flagrancia, mujeres que están en la cárcel se las capacita. Nosotros con el espacio trans trabajamos en este lugar”.

La doctora Andujar sobre el trabajo que están haciendo afirmó que “nosotros estamos tratando de que las personas trans tengan un lugar donde sentirse queridas más allá de sus elecciones, respetadas en su condición de personas. También se las acompaña en procesos muy tristes, dándoles talleres sobre salud sexual, autoestima, inteligencia emocional”.

Agregó que recientemente se ha iniciado un taller de maquillaje “porque varias de las chicas lo están haciendo, también se tiene previsto un taller de pastelería. De hecho se hace lo que va surgiendo y lo que nosotros los podamos meter en otros programas”.
La doctora Andujar, al hablar sobre las personas que integran este grupo afirmó que “son personas que vienen de situaciones muy complicadas, la mayoría de ellas han sido echadas de sus casas, sin terminar el colegio por ejemplo”. Es por ello, que entre otras cosas es que se les ayuda para que terminen el primario o el secundario.

La doctora Andujar afirmó que “dada la situación que viven, en muchos casos el único camino que les queda es ejercer la prostitución. Pero la mayoría de ellas lo que quiere es conseguir un trabajo formal y digno que le permita la subsistencia como al resto de los humanos”.

Lo cierto es que este trabajo se inició a principio de año y “se ha convertido en un espacio de contención y además es un lugar de auto ayuda entre ellas mismas”.

Agregó que “también están participando algunas familias-poquitas- de infancias trans. En el espacio se abordan estos temas”.

La doctora Andujar manifestó que “el trabajo que nosotros hacemos es pastoral, bajo este concepto de Iglesia en salida de Francisco. Nosotros estamos acompañando a personas que sufren”.

Al profundizar sobre sus conceptos, afirmó que las personas trans “son los grupos más vulnerables, el tema es que nadie quiere hablar de ellos”.