A raíz del trabajo evangelizador en esta zona de Chimbas las comunidades tienen una amplia actividad. Todos los 16 de cada mes se celebra la misa con imposición del poncho y cientos de personas van a pedir por la recuperación o la salud de ellos o sus seres queridos.

Desde siempre en la provincia, el Santo Cura Brochero tiene un espacio en el corazón y la fe de los sanjuaninos. Esto lleva a que de manera constante hayan manifestaciones de fe alrededor de este santo curita serrano, que con su gracia intercede ante Jesús a los pedidos de la gente.

Alrededor de las actividades, en torno al Santo, es que desde hace un tiempo a la fecha se creo el Centro Evangelización Curita Brochero, en la jurisdicción de la Parroquia de Andacollo en Chimbas.

En ese contexto es que todos los 16 de cada mes se realiza una misa en honor el Santo Cura Brochero, que convoca en promedio alrededor de 500 o 600 personas. Dicha ceremonia se realiza hoy a partir de las 16.30 en el Club Rivera, en Calle Rodriguez y Necochea. La misa tiene como particular que a cada uno de los fieles que va se le impone el poncho de Brochero. A este oficio religioso llegan fieles de toda la provincia.

Al hablar sobre el tema, el Padre Pepe Fuentes contó que “desde fines de febrero en la Parroquia de Nuestra Señora de Andacollo a cargo del Padre Marcelo Alcayaga y yo como Vicario General y responsable del Centro Evangelizador Curita Brochero, se vienen haciendo muchas cosas”.

El Padre Pepe Fuentes contó que “todos los 16 celebramos al Cura Brochero que es nuestro santo patrono de este centro evangelizador, pero cada comunidad mantiene su propia identidad, con su patrono en cada comunidad”.

Explicó que “la misa se hace en el Club Rivera porque se encuentra en el centro de ese sector y pueden llegar todos los fieles. Es por esto que el club Rivera nos abre sus puertas y allí se congrega una gran cantidad de fieles”.

En estas ceremonias “oramos por los enfermos y a cada uno de los que participa se le impone el poncho de Brochero”. También se hace lo mismo con las personas que van a orar por los enfermos.

Otro momento emocionante en la ceremonia es cuando se reciben testimonios de las gracias del Santo Cura Brochero sobre los fieles. “En un momento de la misa, quien desea testimoniar lo que le ha acontecido da testimonio de ello. Eso fortalece nuestra fe y nos da entusiasmo porque la verdad es que el Cura Brochero sigue en San Juan y yo puedo dar fe de esto”.

El padre Pepe aclaró que “el que sana a través sacramento de la unción es Jesús pero también por el mérito de los Santos, en este caso por el Cura Brochero”.

En estas ceremonias religiosas “tenemos múltiples testimonios, como por ejemplo llegó una persona que tenía un botón gastrico porque no podía tragar y al otro día de la imposición del poncho comienza a poder tragar y a lasemana le sacan el botón gastrico. Otra persona se trata de alquien que tenía un cáncer de pulmón, en sillas de ruedas, los médicos lo operaron y se sorprendieron porque el mal no estaba”, dijo el sacerdote.

Sobre la imposición del poncho a los fieles, el Padre Pepe afirmó que “yo lo empecé a hacer porque me lo entregaron en Córdoba y es una cercanía del cura a los enfermos”. Al profundizar sobre la fe que despliega el imponer el poncho afirmó que “biblicamente está la mujer que tenía hemorragia y quería tocar el bordo del manto de Jesús y se sanó”.

El religioso contó que “el Centro Evangelizador no es un espacio físico sino que es un sector, el este de la Parroquia de Andacollo, que abarca desde Villa Mariano Moreno a Calle Benavidez y de Ruta 40 hacia el Mogote”. De hecho, el Padre Fuentes contó que en la zona hay 10 comunidades religiosas formadas y hay otro tanto en formación. “Se trata de una zona de misión, de evangelización, de mayor presencia sacerdotal, del oficio de misas, de mayor presencia y acompañamiento del enfermo, de ancianos. También está la celebración de los sacramentos como bautismos, casamientos”.