La justicia le impuso al cura una restricción de acercamiento y desde la iglesia lo suspendieron del oficio sacerdotal hace 15 días.

La Iglesia Argentina sufrió un nuevo reves y golpe a la credibilidad católica, cuando se conoció que el padre Hugo Perinini, oriundo de la provincia de San Juan estaba siendo investigado por la Justicia de La Pampa, donde esta viviendo desde hace ya algún tiempo, dijeron las fuentes.
La denuncia fue realizada por un catequista, hoy de 29 años, que había sido abusado por el cura sanjuanino entre el 2007 y 2008, por ello las autoridades del clero pampeano realizaron el proceso canónico y Perinini fue suspendido del oficio sacerdotal desde la hace ya 15 días, señalan los medios de aquella provincia.
Los fiscales que investigan la causa, como los doctores Oscar Cazenave y Walter Martos, en una audiencia realizada el pasado viernes donde formalizaron la acusación por abuso sexual contra el sacerdote sanjuanino.
Desde la Justicia pampeana le aplicaron una restricción de acercamiento a la víctima y lo obligan a presentarse una vez por semana ante la justicia y le prohibieron salir de la provincia y del país sin autorización judicial. También se pudo conocer que a la victima le había costado mucho concurrir a la Justicia y poder dar ese paso, gracias a la ayuda de psicólogos”. Además dijo que se animó a declarar y denunciarlo gracias a la valentía de otros abusados que levantaron la voz y expusieron a otros curas.
La denuncia fue hecha hace un par de días y recién salió a la luz en la jornada de ayer.