El reconocido artista sanjuanino dio un concierto en internet para todos sus seguidores. Sostuvo que el compromiso del artista es colaborar en estos tiempos de crisis.
Con solo la guitarra en la mano, el celular y sus canciones, Raúl de la Torre hizo un recital en Facebook con el objetivo de aportar formas de entretenimiento en tiempos tan complicados como es la cuarentena para evitar contagios del coronavirus, en la Argentina.
El folklorista sanjuanino, impulsado por su hijo Federico, hizo este espectáculo on line. Consideró que “era como si estuviera rindiendo examen”.
Antes del inicio de su primer recital on line afirmó “la canción podrá ser prohibida pero siempre habrá alguien que la cante y si hay una sola persona que lo haga en el mundo y a esa persona se lo impidieran está todo el universo con la canción en la memoria y en algún momento volverá a florecer”.
Agregó que “ mi hijo me dijo que hiciera un recital, me sorprendió al principio. Dije esto es muy raro, a pesar de tener toda una historia con la música. Lo elaboré unos días, lo consulte en el Facebook y mucha gente se prendió diciendo que hiciera este recital”.
Al contar la experiencia afirmó que “primero lo hice con mucho miedo, la primera parte del recital estoy muy tenso, era como rendir examen. Pero lo hice con mucho cariño, creo que los artistas tenemos la obligación de servir en estos casos y de ninguna manera cobrar absolutamente nada”. Es por esto que “la idea es colaborar en este tiempo de aislamiento”. “Los artistas tienen la obligación de colaborar, no me parece que se deba cobrar en estos casos ni mucho menos los que ganan fortunas. Creo que el artista que más puede en estos tiempos tiene que meterse la mano en el bolsillo y ayudar, con todo de alguna manera.”
El artista dijo que “esto es muy raro, pero al final del concierto me sentí muy cómodo porque la informalidad de un espectáculo de esta manera, le permite a uno hablar mas cerca de la gente. Acá uno está metido en su casa, y la imagen es mucho mas cercana. Me hizo sentir muy cerca de la gente”.
Sobre los cientos de mensajes que recibió en el momento del espectáculo contó que “no podía atenderlos de inmediato, porque en ese momento tenía muchas cosas que hacer, como es cantar y referir lo que estaba por cantar. Llegaron cientos de mensajes de todo el país, pero también de España, Estados Unidos, Italia, fue algo muy lindo”.
Sobre la labor de algunos artistas en las redes sociales en tiempos de cuarentena afirmó que “el artista tiene una dependencia directa del público, si usted lo canta en el baño no trasciende y no le llega a nadie y si no le llega a nadie no es arte”. Expresó que “uno tiene el compromiso de brindarse a la gente y ser generoso”.
Vale marcar que Raúl de la Torre, junto a su hermano, tuvo la posibilidad de tocar en escenarios internacionales como Estados Unidos, o España, lo que les dejó una enorme experiencia sobre todo al cantar para públicos que se encuentran tan distantes.