El juez del Segundo Juzgado de Instrucción solicitó el análisis, cuyo resultado tardará varios días. Mientras, la joven mamá recibió el alta médica este miércoles.

Este miércoles, cerca de las 16,00, María Fiorella Eiras, la joven mamá que tuvo a su hijita en su casa y que al llegar al hospital dudaron de sus dichos, recibió el alta médica y regresó a su hogar junto a su familia.

La joven y Antonio Rosales, su pareja, nunca imaginaron que terminarían investigados judicialmente tras el nacimiento de la bebé. Es que cuando se presentaron en el Hospital Rawson para solicitar el certificado de nacimiento que necesitaban para luego asentarlo en el Registro Civil y así obtener el documento de identidad de la pequeña, la Policía intervino y en consecuencia por orden de la Justicia fueron demorados. Fiorella quedó internada y recién ayer dejo el nosocomio.

No obstante ello, el magistrado interviniente pidió el análisis de ADN para determinar a ciencia cierta si la niña es hija de la pareja cuestionada.
Fiorella Eiras por ahora no hablará con nadie de lo sucedido dado que su estado de ánimo no se lo permite y prefiere esperar que pasen los días, habría manifestado Marisa Maragliano, la madre de la joven mamá.

Por su parte, la Dra. Patricia Sirera, asesora de Menores señaló que los resultados de la prueba de ADN solicitada tardará varios días y que por ahora se están reuniendo otras evidencias para establecer la verdadera identidad de la recién nacida.
Fiorella y Antonio, desde hace tiempo, habían decidido que el parto fuera en su hogar pero nunca pensaron en que terminarían en la mira de la Justicia.