El director de Hidráulica de la provincia, el ingeniero Maximiliano Delgado reconoció que hay un grave problema en torno a la gran cantidad de residuos sólidos urbanos que son depositados en la red de riego, causando serios problemas a los productores.

San Juan tiene una importante red de riego, única en Sudamérica. Estimaciones indican que hay alrededor de 9000 kilómetros de canales en toda la provincia y de estos más de 2000 se encuentran impermeabilizados. Esto lleva a que la provincia siendo desértica tenga una importante cantidad de hectáreas con derecho a riego. Datos aportados por Hidráulica indican que son más de 100.000 hectáreas. De hecho muchas de estas han quedado en la parte urbana o son cercanos a las zonas que fueron urbanizadas.

El ingeniero Maximiliano Delgado, al frente del Departamento de Hidráulica reconoció que se tiene un grave problema con la cantidad de residuos sólidos urbanos que terminan en los canales de riego. De hecho el funcionario catalogó a los canales como “la cinta transportadora que tienen muchos para sacarse los residuos de encima”.

Cuando habla de la problemática de los residuos en el agua afirma que “a nosotros nos está trayendo serios problemas sobre todo en lo que tiene que ver con la distribución. Nosotros estamos preocupado, como gente con mala costumbre arroja residuos sólidos domiciliarios a los canales”. Agregó que “también muchas botellas plásticas terminan en los canales, lo que trae dificultades más estos tiempos de sequía donde todo usuario está esperando el agua para la producción. Hay casos que el agua no les llega porque se tapan pasantes, canales y en algunos casos cuando traen mucho caudal de agua estos se pueden llegar a romper”.

El funcionario explicó que “en muchas ocasiones nosotros les explicamos a la gente que el sistema de canales está diseñado para la libre circulación del agua y no es una cinta transportadora de residuos como nosotros les decimos”.

El ingeniero Delgado afirmó que “desde el 2016 a la fecha hemos hecho una evaluación completa de toda la provincia y hemos visto que algunos canales con el crecimiento urbano han quedado en el conurbano y hemos detectado algunos puntos críticos”. En ese sentido afirmó que “el de mayor trascendencia es el Canal Benavidez, que ha quedado en el núcleo de la provincia separando dos departamentos como Capital y Chimbas, en este canal hemos visto la mayor concentración de residuos sólidos y urbanos”. De hecho en este canal la zona más critica es desde Calle Chipoletti en el oeste hasta Nechochea en el este. También en este mismo canal”donde tiene menor magnitud, a la altura del Aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento”. El funcionario explicó que en esta zona tienen rejas y cuando hay cortes de más de tres días hacen operativos de limpieza. De hecho, en uno realizado en el mes de octubre se extrajeron seis caminos con un total de 36 toneladas de residuos, que fueron llevados al centro de tratamiento en Rivadavia. Esta problemática con los residuos también tiene fuerte impacto por derivación en “el Canal Isla y el Mogote Viejo, a la hora de distribuir el agua”.

Otro punto crítico es a la altura de Calle 5, que divide a Rawson con Pocito, el tramo complicado va desde Vidart a Mendoza y en Pocito la Calle 6 y 7, “en la zona hay varios barrios grandes y esto está obstaculizando la distribución del agua”.