Este singular encuentro se produjo en la puerta de Casa de Sarmiento. En la ocasión mujeres y hombres mostraron su arte a la hora de tejer en distintos estilos. Sin dudas todos los presentes, en su mayoría jóvenes acordaron que tejer no es cosa de abuelitas.
Un singular encuentro de tejedores en las puertas de Casa de Sarmiento sin dudas llamó la atención de los que pasaban por la peatonal Maestro de América. En el centro de la misma, había un circulo compuesto por hombres y mujeres que entre mate y mate tejían en distintos estilos- dos agujas, telar-en sus diferentes versiones-, crochet, entre otros.
La actividad fue organizada por el Museo y Biblioteca Casa Natal de Sarmiento.

Al dar detalles del encuentro, Melina Santiago, guía del Museo, a cargo de los proyectos Inclusivos, contó que “festejar el día del tejido público es reciente, pues la iniciativa nació por parte de un hombre en Australia, que quería incentivar el tejido en público. Nosotros desde el museo nos sumamos a la iniciativa, por lo que estamos en el Espacio Peatonal Maestro de América”.

La coordinadora de la actividad contó que todo lo que se tejiera en la jornada, desde las 10.00 a las 16.00- “tiene una misión solidaria. Cada uno de los tejedores tiene la misión de hacer cuadritos de 20 por 20 centímetros y luego se van a unir para hacer mantas para donarlas a instituciones sin fines de lucro.

La realidad es que la actividad llamó la atención, pues si se habla de tejidos, la casa de Sarmiento y la figura de Doña Paula, lo convierten en emblemático por la actividad de la madre del prócer ante el tela. “Es el museo, y la imagen de la higuera y doña Paula tejiendo en el lugar que es la que todos tenemos en mente”.

Pero, el objetivo de la actividad apunta a que se incentive la producción de tejidos, de esta manera se logran reforzar prácticas culturales y ancestrales de nuestra sociedad. “Esto está abierto para el que sabe y el que no, porque acá aprendemos entre todos”, afirmó.
Melina Santiago remarcó que en este espacio “se comparten historias, se aprende. Vale marcar que el Museo desde un tiempo a la fecha viene realizando una serie de cursos de tejido, como una forma de revalorizar esta actividad. En general han sido al telar, pero este año se ampliaron a crochet, dos agujas y demás”.

Lo cierto es que ante singular actividad, la mayoría de los curiosos que iban pasando por el lugar se detenían para conocer de que se trataba esta movida.
Por otro lado, Santiago remarcó que “fue un hombre el que inició este día mundial del tejido como una forma de romper el mito de que el tejido es de mujeres y de mujeres adultas”. De hecho en la jornada de ayer, sin dudas se rompió con el estereotipo de que el tejido es cosa de mujeres “más del 40 por ciento de los participantes son hombres”, refrendó la organizadora.

Más allá del hecho de juntarse a tejer en público, lo importante del encuentro “es compartir, tejer historias y aprendiendo en conjunto. Esto también apunta a crecer y que las personas también puedan conocer a nuevas personas.”

Melina Santiago, ante el hecho de que en su gran mayoría está dejando el tejido de lado como una actividad, “esto sirve para que las técnicas de tejido no se pierdan y que se vayan transmitiendo de generación en generación”.

Hombres que le dijeron si al tejido
Pablo Martín Pulido, es uno de los hombres que participó de la jornada de tejido público.
El joven tejedor ante el planteo de que tejer es una actividad femenina remarcó que “tejer es una actividad que la pueden hacer hombres y mujeres. Esto es algo que se hizo desde la época de la prehistoria y es cierto que en el tiempo se fue asociando más a una actividad de las mujeres porque es una actividad que se hace más en la casa y pertenece más a las labores de lo doméstico”, puntualiza.

Agrega que “en esta sociedad que vivimos hay una clara diferencia, que no comparto y yo acá vengo a demostrar que los hombres también tejemos y que somos muchos los tejedores”.

Pablo es artesano y además profesor de tejido, por lo que entiende que “el tejido es una práctica cultural en todo el mundo, todas las culturas de algunas manera han desarrollado técnicas de tejido y eso parte de la identidad y la historia”. Es por esto que “no hay que dejar que se pierda, hay que enseñarlo, compartirlo por esta razón estamos participando de este encuentro y compartiendo una serie conocimientos en común.

Cuando habla de las técnicas que utiliza afirma que “yo tejo crochet, telar. También hago los hilados con los que tejo. Estos son a mano, con rueca o con uso. También contó que teje con las manos sin utilizar ningún tipo de agujas”.

Es por esto que aconseja para estos tiempos tan tecnológicos de celulares y tablet, “el tejido es una actividad individual que se hace y requiere una concentración que permite encontrarte con vos mismo”.