El presidente estadounidense, Donald Trump, continúa su “guerra de tuits” en la disputa comercial con China.
El presidente estadounidense, Donald Trump, continúa su “guerra de tuits” en la disputa comercial con China, instando a “fabricar los productos en casa, en Estados Unidos”, para que no haya aranceles.

“También pueden comprar en un país sin aranceles en lugar de China”, agregó, afirmando que “muchas compañías están dejando China para ser más competitivas para los compradores estadounidenses”.

“Somos el ‘chanchito alcancía’ del que todos quieren aprovecharse”, aseguró Trump, agregando que “podemos hacer un acuerdo con China mañana” pero “la última vez que estuvimos cerca quisieron renegociar el acuerdo. De ninguna manera”.
“En un año -dijo en otro tuit- los aranceles reconstruyeron nuestra industria siderúrgica, que ahora está en pleno boom”.

“Miles de millones de dólares y empleos están volviendo a Estados Unidos, adonde pertenecen. Otros países ya están negociando con nosotros porque no quieren que esto les ocurra”, insistió el presidente estadounidense. También aseguró que los granjeros estadounidenses serán “los grandes beneficiados por lo que está ocurriendo ahora”. En tanto, los aranceles impuestos por Trump, a productos chinos y que han intensificado la guerra comercial acelerarán la inflación del país norteamericano y podrían afectar el crecimiento de su economía, dijo este martes una influyente autoridad de la Reserva Federal. La economía estadounidense está en “un muy buen lugar”, con una baja tasa de desempleo y una recuperación de las empresas y de la confianza del consumidor, dijo el presidente de a Fed en Nueva York, John Williams.

“La economía ha repuntado de una manera bastante sólida luego de una serie de datos débiles a fines del año pasado y principios de este año”, declaró a Bloomberg Televisión.
Los aranceles que Estados Unidos impuso a bienes chinos han incrementado los precios ligeramente y ralentizaron el crecimiento, según Williams, que es vicepresidente de la comisión que fija la política monetaria de la Fed.

“A medida que los gravámenes vayan aumentando, asumiendo que eso va a pasar, los efectos serán mayores, impulsarán la inflación el próximo año y posiblemente tendrán un impacto negativo en el crecimiento”, afirmó Williams tras un evento en Zúrich.
“Podríamos tener un par de décimas o dos décimas más en la tasa de inflación en el próximo año basándonos en lo que ya se ha anunciado en materia comercial.