Siete intoxicados con monóxido de carbono en Chimbas y Santa Lucía

PELIGRO POR USO DE BRASEROS

230
Los pacientes continuaban ayer en observación para asegurar que la intoxicación que sufrieron no dejó consecuencias.

Debido al frío, mucha gente utiliza los braseros para calefaccionarse. Sin embargo, el peligro por intoxicarse son el monóxido de carbono está latente y en la madrugada de ayer causó la intoxicación de siete personas en Chimbas y en Santa Lucía, entre las que se encontraban cuatro menores de edad.
El primer hecho ocurrió en el Barrio 2 de Abril, en Chimbas. Allí, dos adultos, una adolescente y un niño debieron ser trasladados de urgencia al Hospital Rawson, donde fueron asistidos.
Luego ingresó al nosocomio, una joven de 21 años de Villa Don Arturo, de Santa Lucía, con el mismo cuadro.
Por otra parte, una situación similar atravesó otra familia, luego de que sus hijas terminaran intoxicadas luego de inhalar monóxido de carbono por un brasero utilizado para calentarse. Esto sucedió en el interior de una vivienda ubicada en la Villa Ariza, Santa Lucía.
A eso de las 3 de la madrugada, un hombre notó que las menores estaban desvanecidas por lo que de inmediato llamó a una ambulancia, que las trasladó hasta el servicio de Urgencia del Hospital Rawson.
Las nenas, de 8 y 4 años de edad, fueron asistidas y dejadas en observación.
Ayer continuaban en observación para asegurar que la intoxicación que sufrieron no dejó consecuencias.
Algunos de los síntomas de intoxicación son dolor de cabeza, náuseas y vómitos, mareos, debilidad, cansancio y pérdida del conocimiento.
Ante cualquier síntoma, solicitar ayuda para el traslado de manera urgente y acercarse al centro de salud más cercano a su domicilio.

Diez consejos básicos para evitar la intoxicación
Está prohibido el uso de cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños.
Nunca dormir con estufas prendidas, salvo las que son de tiro balanceado.
Verificar que no estén obstruidos los conductores o rejillas de ventilación.
Mantener siempre algún ambiente ventilado. Dejar al menos 10 centímetros abierta una ventana.
Revisar una vez por año por un gasista matriculado todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de aparatos calefactores.
Usar solo artefactos con salida al exterior
Evitar el uso de braseros o estufas a querosén. Si no pueden hacerlo, apagarlo antes de dormir.
Nunca usar hornallas y/o el horno para calefaccionar. Es preferible abrigarse con más ropa.
Al encender el automóvil verificar que el garaje esté ventilado.
Cuando se usan grupos electrógenos, deben colocarse al aire libre y no dentro del domicilio.