El piloto frances Matthieu Serradoni se quedó con la etapa de ayer venciendo a los grandes candidatos.

 

A falta de motos para abrir la pista tras la cancelación de la etapa en homenaje a Paulo Gonçalves, los pesos pesados de la categoría de coches se las vieron complicado con la navegación.

En este contexto, se asomaron nuevos nombres en la clasificación de la etapa y se consagró como un amateur endiabladamente rápido: Mathieu Serradori.
Wadi, que significa valle en árabe, describe bien las características de la etapa a la que se han enfrentado ayer los coches.

Los equipos solo tuvieron un pequeño respiro en forma de un centenar de kilómetros en la meseta de Wajib, donde varios cañones, bonitos a rabiar, interrumpieron el placer del pilotaje en las dunas.

En términos generales, la arena, en múltiples tonos, ha acompañado a los competidores del Dakar a lo largo de toda la etapa: ocre, anaranjada, mostaza o beige clara, en función de la orientación del sol.

Tras una rapidísima recta de unos cincuenta kilómetros, los pilotos tuvieron que lidiar con una sucesión de pequeños cordones de dunas hasta franquear la meta.
En este contexto, a los más hábiles no les ha temblado el pulso.

 

>> Serradori el ganador del día
Varado en los primeros compases de la especial del domingo, Mathieu Serradori reaccionó a la perfección durante la etapa del día para brindar a los aficionados un bonito espectáculo.
Aprovechando las huellas de Carlos Sainz, Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel, que perdieron tiempo en la navegación, el que fuera piloto de motos firmó una carrera impecable que lo llevó a sacarle 4 minutos al que a Fernando Alonso.
Mitchell Guthrie representa, por su parte, el futuro en SSV, si bien las 50 horas de penalización impuestas por utilizar el motor de Cyril Despres le privan de una segunda victoria de etapa.
En la meta de Wadi Al-Dawasir es por tanto Reinaldo Varela quien se proclamó vencedor, mientras que “Chaleco” López dio un golpe de autoridad en la general al recortar a la mitad su retraso sobre Casey Currie.
En el capítulo de camiones, Andrey Karginov apuntala la clasificación provisional con su tercera victoria de etapa consecutiva, demostrando que está claramente por encima de sus rivales en Arabia Saudí.

 

La caravana se sume en un intenso duelo en memoria de “Speedy”

El Dakar vivió el lunes una jornada de duelo por la trágica muerte del piloto portugués de motos Paulo Gonçalves (Hero), que falleció en un grave accidente durante la séptima etapa del rally, lo que sumió en un profundo pesar a sus corredores.

Por ello ni las motos ni los quads salieron a la novena etapa del raid, un bucle de 477 kilometros con punto de inicio y final en Wadi Al Dawasir, un enclave en mitad del desierto del sur de Arabia Saudí.

Las motos permanecieron bajo sus fundas, a resguardo del intenso frío que cae sobre esta llanura seca, y los pilotos prefirieron en su mayoría quedarse en sus caravanas, muchos de ellos todavía afligidos por la escena que les tocó presenciar.

En esta jornada de duelo también se despidió del Dakar el equipo de la marca india Hero para el que corría Gonçalves, a pesar de que el indio Santosh Chunchunguppe continuaba en carrera. El piloto era Joaquim Rodrigues, cuñado de Gonçalves, quien abandonó al encontrar accidentado a su amigo y familiar.