Dicen que en verano las personas están más predispuestas a enamorarse. Sea por el verano o no, lo cierto es que una pasajera salteña se enamoró perdidamente del conductor del colectivo que la conducía ese día, y eligió una manera muy curiosa para demostrar su amor.

El original presente de amor.
El original presente de amor.

Luego de mirarlo durante todo el viaje obnubilada, antes de bajar del colectivo, la joven enamorada se quitó la bombacha y la dejó a modo de ofrenda en el primer asiento, atrás del chofer. Los demás pasajeros, incrédulos, capturaron la escena con los celulares, y la imagen se viralizó en las redes sociales.

El chofer rompecorazones.
El chofer rompecorazones.

Según el testimonio de algunas mujeres que usan la línea de colectivos con frecuencia, el colectivero “es uno de los más lindos de la empresa”. Y según confesaron no es raro que las pasajeras sucumban a sus encantos. De esta manera justificaron en parte el controversial regalo.

Fuente: Vial País