Se celebró la Misa de Domingo de Ramos sin fieles en la Catedral

SEMANA SANTA

254
“Esta es una celebración que habitualmente nos reúne para recibir a Jesús que viene a visitarnos y compartirnos los misterios de su amor. Ojalá esta Palabra pueda hacerse carne. Somos parte de una misma familia, creados por Dios a imagen y semejanza”, dijo Monseñor.

Fue un Domingo de Ramos atípico. Sin fieles y a puertas cerradas en el marco del aislamiento preventivo y obligatorio para prevenir casos de coronavirus en la Provincia.
Monseñor Jorge Lozano, presidió ayer a la mañana la Celebración del Domingo de Ramos en la Catedral de San Juan. Ante las medidas de prevención, la misa se realizó a puertas cerradas y sin la presencia de fieles aunque fue transmitida en vivo, vía Facebook. El Arzobispo de San Juan, transmitió en vivo la celebración a través de su cuenta de la red social para llegar con su mensaje a más feligreses de la Iglesia Católica, en un día tan especial.
“Esta es una celebración que habitualmente nos reúne para recibir a Jesús que viene a visitarnos y compartirnos los misterios de su amor. Ojalá esta Palabra pueda hacerse carne. Somos parte de una misma familia, creados por Dios a imagen y semejanza”, dijo Monseñor.
En una de las postales únicas que tiene esta cuarentena, una de las fechas más significativas de la Semana Santa católica se conmemoró de una manera distinta.

Celebración atípica
La Catedral de San Juan, que tradicionalmente se ve colmada de fieles con sus ramos de olivo y palma para bendecir y recordar esa bienvenida estuvo vacía de fieles. Monseñor Jorge Lozano y el obispo auxiliar Fray Carlos María Domínguez, junto a un grupo de sacerdotes, celebraron la misa en soledad.
En un pasaje de su homilía, el arzobispo de San Juan de Cuyo dijo: “la Catedral está vacía y todos los feligreses están en casa siguiéndonos en TV y redes sociales. Los imagino sentados en la cocina o en el comedor y los niños en el piso. Esta es una celebración que habitualmente nos reúne para recibir a Jesús que viene a visitarnos y compartirnos los misterios de su amor. Ojalá esta Palabra pueda hacerse carne. Somos parte de una misma familia, creados por Dios a imagen y semejanza”.
Al final de la celebración, se hizo una bendición a distancia o virtual de ramos de olivos y palmas por parte de monseñor Lozano.
La misa fue retransmitida por los canales de aire Telesol y Canal 4 JTV así como en Facebook por transmisión en vivo por parte de la mayoría de las parroquias sanjuaninas.
El Domingo de Ramos es el día en que los cristianos conmemoran la entrada de Jesús en Jerusalén y su aclamación como Hijo de Dios. Es el acontecimiento que marca el fin de la Cuaresma y el inicio de la Semana Santa, tiempo en que se celebra la pasión, crucifixión, muerte y resurrección de Cristo.
El olivo simboliza la victoria, en este caso la resurrección de Cristo al tercer día de ser crucificado. El día de Ramos guarda en sí los dos misterios y los manifiesta.