Sandleris, renunció a la presidencial del BCRA a partir del 10 de diciembre próximo para allanar “el camino para el Gobierno de Alberto Fernández”.

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció ayer que decidió presentar la renuncia al cargo, la cual se hará efectiva a partir del 10 de diciembre próximo, y sostuvo que esa determinación “allana” el camino para el Gobierno de Alberto Fernández.

En conferencia de prensa, el funcionario indicó que todos los directores de la autoridad monetaria también tomaron la misma decisión.

“Quería informarles que hoy presenté la renuncia”, señaló Sandleris, quien aclaró que su dimisión se hará efectiva a partir del martes próximo con la asunción de la administración del Frente de Todos.

En conferencia de prensa, apuntó a “la falta de un consenso básico sobre la importancia de construir una moneda sana y cómo lograrlo”.

“Quizás una de las frustraciones de esta experiencia, liderando el Banco Central, es no haber logrado avanzar significativamente en este consenso”, reconoció.

“Deseo que las futuras autoridades logren hacerlo y rompan con esta tradición”, resaltó y consideró: “Nuestra renuncia allana el camino para que el presidente electo cuente con absoluta libertad para designar a quien crea adecuado para implementar su plan económico”.
“Contarán con nuestra total colaboración en la tradición”, aseguró este miércoles ante la prensa.

Alberto Fernández ya había anticipado que si ganaba las elecciones iba a promover un recambio de autoridades en el organismo por entender que el jefe de la autoridad monetaria no había hecho “mérito” para lograr su continuidad.

Sandleris, recomendó al próximo Gobierno tener “paciencia” en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras destacó que el cepo cambiario “cumplió y está cumpliendo su función”. Si bien indicó que no hubo reuniones con el equipo económico del Frente de Todos, puntualizó que se dieron algunos contactos telefónicos durante la etapa de transición.

“Estamos atravesando un momento difícil, con recesión y una inflación muy alta”, remarcó y sostuvo que hubo una “variedad de razones por la que la política monetaria implementada no fue exitosa”.

“Tuvimos que introducir el control de cambios en el marco de una gran incertidumbre política”, consideró y afirmó que ese esquema “cumplió y está cumpliendo su función”.