Dos semanas han transcurrido sin que en la provincia de San Juan se detecten casos positivos de dengue y solamente se encuentra una sola persona en estudio. La situación llegó a ser preocupante para las autoridades de Salud Pública cuando en la provincia se detectó un brote de dengue que luego se agudizó hasta llegar a 105 casos positivos y 90 de ellos autóctonos. Escribe Omar Andrada.


El pico de contagios se dio en los primeros dìas de mayo pero debido a una intensiva campaña de prevención y la llegada de los fríos los casos se interrumpieron.
“La provincia ha tenido un brote de dengue por primera vez en la historia que comenzó por fines de marzo y principios de abril con casos autóctonos, luego de casos importados que llegaron de otras provincias como Córdoba, La Rioja y Buenos Aires”, explicó la Liliana Salvá, jefa del Programa de Control de Vectores del Ministerio de Salud Pública.
La profesional aclaró que la llegada del frío hace que los mosquitos se reproduzcan menos y no es que hayan desaparecido. “El tema es trabajar fuertemente para que a la llegada la temporada cálida permanezcan en bajo número y que no encuentren criadero donde poner sus huevos. Ese es el objetivo de ahora más”.
Salvá aseguró que la ausencia de nuevos infectados es una buena noticia porque “la persona enferma tiene el virus aproximadamente durante 10 dìas y si no hay enfermos significa que no tenemos circulación viral”.
Sin embargo alertó que “el problema va a ser en verano cuando hayan rebrotes en otras provincias y con las personas que viajen hacia allì”.
La especialista resumió que hubo 90 casos autóctonos a los que se sumaron 15 importados totalizando 105 casos positivos.
Salvá confió que el número de infectados llegó a ser preocupante. “Para nosotros, de tener cero pasar a tener 90 casos fue importante. Ahora si lo comparamos con La Rioja que ha tenido más de 7 mil, es bajo. Pero hubo una gran preocupación porque fue la primera vez que estuvimos en esa situación”.
No obstante dijo que “ante este evento funcionó muy bien la articulación entre Control de Vectores y el equipo de Salud Pública porque rápidamente nos enterábamos de los casos, acudíamos y llegábamos antes que la via formal a través de la ficha epidemiológica. Esto llevó a que no tuviéramos más casos porque salíamos a buscar a los enfermos antes de que llegaran al puesto de salud. El agente sanitario salia a buscar las personas con fiebre”, acotó.
Para ello dijo que espontáneamente se armó un equipo de trabajo aprovechando una red que ya existía para abordar la problemática del Chagas.
Posteriormente intentó hacer un mapeo del dengue en la provincia y definió que la mayoría de los casos se dieron en el Gran San Juan, en la zona Periurbana porque es donde está el mosquito Aedes Aegypti que es el que lo transmite. Además agregó que en Jáchal no se ha detectado el mosquito y en Valle Fértil desde el 2015 vienen trabajando de una manera muy efectiva en la prevención. Pero en el final dejó una señal de alerta. “Ahora en Brasil hay un brote de Zika que también se transmite a través del mosquito y las relaciones sexuales”, por lo que aconsejó tomar las precauciones necesarias.