San Juan entre las provincias con mayores exportaciones sobre PBG

Comercio Exterior

103

Sin embargo, los especialistas señalan que hay un largo camino aún para recorrer para alcanzar un “boom exportador” apuntando a la necesidad de diversificar la producción para evitar oscilaciones.

San Juan es una de las provincias más exportadoras de Argentina, con un 24,2% de su PBG en 2018, según la estimación de la Fundación Mediterránea sobre el ratio exportaciones / PBG en base a los datos del Indec, aunque al depender de un monoproducto como es en este caso el oro, se torna vulnerable por las oscilaciones que pueda experimentar.
En un análisis de las exportaciones a corto y mediano plazo, la entidad sostuvo a las puertas del acuerdo comercial alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea que un dólar más caro brinda una ventaja competitiva a las empresas argentinas, que pueden ofrecer sus productos a menor precio en dólares puesto que se reducen sus costos en dicha moneda, y así vender mayor cantidad. También destacó que permite vender productos baratos, que antes no se podían exportar. La clave está en un fuerte aumento en volúmenes, como se está observando en vinos y mostos, sostuvo puntualmente.

En el caso de los productos que se producen en nuestra región, se refirió a la leve mejora que se viene observando en vinos, sobre todo a granel, con un aumento del 3% en dólares, con menores precios promedio y mayores cantidades, como así también en mostos o jugos de uvas que presentan un mayor incremento del orden del 34%, según las cifras del INV.

En cuanto a otros productos como el ajo, se observa que Brasil, está importando menos ajo argentino, con caída en cantidad y en precios en dólares. Lo del ajo tiene una complicación, por la invasión de ajo chino, que tira los precios hacia abajo, sostuvo el IERAL, en su informe.

En el caso de San Juan se observa que se encuentra en el lote de las tres provincias más exportadoras, al contar con un “gran producto”, como el oro aunque su producción disminuyó notablemente el cese de producción de Gualcamayo y Casposo. Esta terna de estados provinciales, lo encabeza Santa Fe, agrícola ganadera y Santa Cruz, con su producción y exportación de petróleo en la Patagonia por encima de Neuquén, con su yacimiento de Vaca Muerta.

Para alcanzar un “boom exportador”, se requieren una serie de condiciones, entre las cuales, los exportadores señalan en primer lugar, las condiciones del país, que deben incluir una política monetaria y cambiaria con un dólar caro y sobre todo estable, mejorando las condiciones macroeconómicas, con estabilidad de precios y financiera, menor costo argentino, reducción de presión impositiva, tasas de interés más bajas, facilitar el acceso a más créditos, y conseguir acuerdo con otros países como el alcanzado por el Mercosur, para reducir los aranceles externos cobrados a productos argentinos. Todo esto resume el extenso camino que aún queda por recorrer, antes de la euforia y algarabía sin dejar de rescatar el buen comienzo que significa el entendimiento comercial del Mercado Común Sudamericano con Europa.

Pero en el caso de San Juan, se deben sortear también otras dificultades entre las cuales se destacan baja capacidad productiva en cuanto a volúmenes, en parte por características de recursos naturales como extensiones de terrenos cultivables y agua, su lejanía con respecto a los puertos y a los grandes centros de consumo, falta de adecuadas redes ferroviarias que encarecen los costos de logística, altos de por sí en un país por sus largas distancias), la política proteccionista argentina que afecta más a provincias con bajos márgenes de ganancias, y en algunos casos, producen los mismos bienes que países vecinos como Chile, con ventajas macroeconómicas y comerciales (menores aranceles), lo cual complica competir contra ellos.

Además, lo ideal sería lograr un salto exportador más diversificado, ya que al depender de un solo producto, como es el caso de la producción minera metalífera, genera una condición de vulnerabilidad a cualquier tipo de oscilaciones que puede sufrir, especialmente con son los precios internacionales, en mercado tan inestable como el de los metales.