Este 1 de agosto todas las familias de Salta se preparan para vivir una celebración a la Pachamama atípica.

Sin la presencia de turistas, ni la posibilidad de realizar encuentros multitudinarios por el coronavirus, los salteños celebrarán en la intimidad de sus hogares.
Puertas adentro, y con reuniones de no más de 10 personas, las familias harán las sahumadas de la casa, tomarán bebidas para fortalecer la salud y harán ofrendas a la “Madre Tierra”.

“Hemos vuelto a la intimidad de la casa. Se debe limpiar muy bien, se sahuma desinfectando el lugar, que no haya ningún foco infeccioso para que ninguna bacteria, que traen los vientos, infecten a nadie de la casa”, comentó a Cadena 3 Katia Gibaja, presidenta de la Fundación Ecos de la Patria Grande.

Según dice la tradición, los vientos de agosto traen gérmenes de la zona de las yungas que afectan más a bebés y mayores.”Este año se nos adelantaron los virus. Ahora, debemos tomar una bebida caliente y nutritiva a base de quinoa para fortalecer el cuerpo”, agregó Gibaja.

Para limpiar las casas, se utilizan ramas de eucalipto, mirra e incienso. “Es un momento de espiritualidad profunda. Queremos que se aplaque la tristeza y el miedo de nuestros seres queridos”, comentó.