Un hombre de apellido Argumoza estuvo con su amigo Jeremías Gaitán compartiendo una picada y unos tragos.

El primero de los hombres se fue a dormir y el otro aprovechó para sustraerle el celular. Argumoza advirtió el faltante y fue a reclamárselo al día siguiente pero aquel negó que lo tuviera. El damnificado radico la denuncia en la Seccional 21 de Jáchal, que dirige el Crio. Vicente Alvarez.

Los efectivos investigaron y descubrieron que el sospechoso había vendido el teléfono y con el dinero obtenido arregló su moto. Por orden de la Justicia, los policías detuvieron a Gaitán y secuestraron el celular denunciado.