Desde Coninagro indicaron que hay margen en el campo para discutir una suba del impuesto. Sin embargo de la Federación Agraria indicaron su preocupación por la medida.

La llegada del nuevo Gobierno y la posibilidad de una suba en las retenciones a las exportaciones del agro reflejó hoy diferencias entre las entidades del campo.

A tal punto existe dentro de las agrupaciones rurales la certeza de que el presidente electo, Alberto Fernández, modificará el esquema de retenciones a las exportaciones, que el campo adelantó ventas de granos y oleaginosas por 6.600 millones de dólares.

A diferencia de la mayoría de las patronales del sector rural, el presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Iannizzotto, admitió que las retenciones “no están sofocando” al campo, por lo cual consideró que “hay margen” para discutir una suba del impuesto a los derechos de exportación.

Según el dirigente, “el esquema de retenciones ha variado porque está pesificado, de 3 ó 4 pesos por tonelada exportada”.

“Varió sustancialmente en función de que ha habido devaluaciones muy pronunciadas: por lo tanto, al estar en pesos, tiene mucho menor impacto”, explicó.

Para Iannizzotto, “hay un dólar que no está en una situación de atraso. Por lo tanto, el impacto de las retenciones no es un problema que sofoca (al campo). Por eso, creo que hay margen para conversar, pero todo depende del contexto productivo”.

“Si hay un contexto que apueste a lo productivo, nos sentaremos a discutir el tema de las las retenciones. El problema fundamental está en la concentración”, enfatizó el directivo, en declaraciones radiales.

Por su parte, en los últimos días, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, había afirmado que existe “preocupación” por una posible suba de las retenciones, aunque aclaró que está dispuesto a apoyar al próximo Gobierno para “combatir el hambre”.

Afirmó que “la gran intriga del campo es dónde van a anclar las retenciones” en la administración que arrancará el 10 de diciembre.

“Si hay retenciones, tiene que haber un tratamiento escalonado, y si no hay retenciones, tiene que haber un tratamiento impositivo diferenciado que tenga incentivos fiscales”, analizó el dirigente.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, había remarcado que “una buena política para el campo trae resultados inmediatos”.

Este martes, la entidad emitió una declaración donde consideró que esta “compleja situación no se resuelve con un aumento de la presión impositiva, ya de por sí insoportable, ni con nuevos tributos ni derechos de exportación”.