Regreso a clases post cuarentena en San Juan: “El foco estará en lo emocional, no en el conocimiento”

ENFOQUE PSICOLÓGICO

1296
“Estamos en una etapa de gran incertidumbre, vamos a tener que implementar muchas técnicas lúdicas y de relajación con los chicos, muchas técnicas de comunicación, de hablar para generar un ambiente propicio para que de a poco se retome el área del conocimiento”, destacó Serra Mestre.

Según coinciden profesionales de la psicología locales, la vuelta a la escuela el mes que viene será un desafío y un aprendizaje tanto para chicos como para docentes. Señalaron que habrá que hacer hincapié en la contención, relajación y no presionar a los alumnos.

La Licenciada en Psicología, Mariela Serra Mestre (MP 512) se refirió al desafío de volver a clases en la Provincia el mes que viene, tanto para los docentes como para los alumnos.

Según la profesional, lo más importante es que las medidas del Gobierno provincial que han flexibilizado los encuentros familiares, entre amigos, la práctica deportiva, la habilitación de centros comerciales han provocado en la población un estado de mayor tranquilidad que no hay que confundir con relajación ni dejar de cuidarnos. “Hay que respetar las normas que hasta el momento han dado buen resultado”.

Sin embargo, Serra Mestre destacó que “se empiezan a observar en las consultas algunos trastornos de ansiedad, situaciones de miedos al contacto social que se está dando más en las personas mayores, pero estos episodios están siendo un poco más controlados”.

“Sucede que la gente ve muchas noticias a nivel nacional y tienen temor porque la situación de otras provincias no es igual a la nuestra. Ante esto es recomendable contextualizar, sin dejar de interiorizarnos qué pasa a nivel nacional e internacional. Hay que tratar de llevar una vida acorde a la situación en nuestra provincia”, indicó Serra Mestre.

Respeto a los chicos, la vuelta a clase, como estaba dispuesta será en forma progresiva. “Al principio no nos vamos a poder focalizar en el conocimiento sino en la actitud de escuchar a los chicos, cómo vuelven, sus sensaciones, sus temores, cómo han vivido el aislamiento físico, sus expectativas. La necesidad de volver a la escuela de los chicos es volver a encontrarse con sus amigos. La escuela es su primer grupo exogámico, fuera de la familia que es un grupo endogámico”, dijo la profesional.

A la vez, hizo hincapié en que “el volver a la escuela es sumamente importante pero hay que generar espacios para escuchar y contener a los chicos, en forma progresiva tratar que se adapten porque se van a encontrar con un protocolo, cosas que antes no estaban en la escuela, nuevos hábitos y formas de actuar. Todo esto va a requerir en toda la comunidad educativa un proceso de adaptación que requerirá asimilación (adquirir todo lo nuevo) y acomodación (acomodarlo a lo que ya estaba). La compañía del adulto va a ser fundamental para el niño, la seguridad con la que el padre deje al chico en el colegio, siendo modelo como el docente que cumple el protocolo, está tranquilo, escucha y acompaña al niño. El foco estará en lo emocional y en la adaptación al nuevo proceso escolar”.

Dificultades en el desempeño escolar

Para Serra Mestre, “puede ser que nos encontremos con algunas dificultades en el desempeño escolar, con algunos baches en cuanto a conocimientos, porque no sabemos cómo cada niño ha vivido dentro de su entorno familiar el aislamiento físico. Un chico que ha pasado momentos de angustia en su familia transmitirá ese efecto residual en la escuela.

“También creo que los chicos nos van a sorprender, lo hemos visto con las devoluciones que han hecho de las distintas actividades, por fotos, videos y los mismos trabajos. Muchos chicos han desarrollado habilidades o competencias que en el aula estaban más solapadas, por ejemplo la expresión, un alto nivel de creatividad que les permitió adaptarse a esta situación de aislamiento, la autogestión y la autonomía”.

Para Serra Mestre, “sorprende que los chicos más grandes han desarrollado aún más habilidades tecnológicas y han resultado instructores en muchas familias de cómo manejar plataformas. La nueva forma de enseñar y aprender ha cambiado, los chicos nos van a desafiar a los adultos”.

Como profesional de la salud mental, la psicóloga equiparó esta situación a recibir chicos que han vivido un stress post-traumático (un cambio significativo en su familia o su vida).
“Esto supone focalizarnos en cómo se siente y que disfrute en la escuela para después dar paso al aprendizaje. Vamos a recibir a todos los chicos iguales, más que nunca tenemos que atender a la emocionalidad”.

“Estamos en una etapa de gran incertidumbre, vamos a tener que implementar muchas técnicas lúdicas y de relajación con los chicos, muchas técnicas de comunicación, de hablar para generar un ambiente propicio para que de a poco se retome el área del conocimiento”.

“Desde lo social también es un aprendizaje para el chico volver a vincularse, no se verá su sonrisa y expresión por el uso del tapaboca pero tenemos que encontrar otras vías de expresión que puede ser a través de la mirada y la palabra”, indicó Serra Mestre.

El riesgo del “Síndrome de la Cabaña” en los padres

Por su parte, según explicó la Licenciada en Psicología, Natalia Arévalo (MP 1392), los chicos durante estos tres meses, no se han podido relacionar y se han visto afectados. “A la hora de volver a clases presenciales, es más productivo poder relacionarse con los demás pero con las medidas de higiene. Será un proceso de adaptación tanto de los docentes como de los chicos al curso. Ahora tendrán que tomar más distancia, no serán tantos, es beneficioso pero llevará más tiempo de adaptación y los chicos tienen una capacidad de adaptación bastante buena”.

“Hay muchos padres que no quieren que sus chicos no empiecen por miedo, se da el Síndrome de la Cabaña, que se traduce en personas que han estado aisladas mucho tiempo y después tienen miedo y ansiedad por salir al exterior, eso se ve acrecentado”, destacó Arévalo.

“Es importante naturalizar la situación sin perder de vista las medidas de higiene. Respecto al desempeño escolar, va a influir notablemente por la ansiedad de los chicos, todo el tiempo que ha estado encerrado, va a repercutir en la captación de los conocimientos”.

“En este contexto, la persona está más preparada, más a la defensiva y no tanto para incorporar nuevos conocimientos por posibles bloqueos emocionales. Es importante poder canalizar más los miedos para no generarle más temor a los chicos para poder incorporar los conocimientos académicos”.

Finalmente, Serra Mestre destacó que “durante el receso escolar, es ideal que puedan jugar, pasar momentos en familia, trabajar las emociones y que puedan expresar sus emociones”.