Se trata de Cristian Paredes, quien estaba gozando de salidas transitorias hasta que en febrero del año pasado, decidió no volver a la cárcel. En Caucete, la Policía lo detuvo este martes.

El homicida andaba caminando tranquilamente por una ruta de Caucete, hasta este último martes. Y cuando menos lo esperaba la Policía le cayó encima.

El delincuente fue identificado como Cristian Rolando Paredes, quien fue detenido por los efectivos de la Brigada de Investigaciones Este y de la Regional Este, que dirige el Crio. Mayor Gregorio Díaz, a eso de las 19. 30 del martes pasado.

De acuerdo a lo que informaron fuentes policiales, Paredes tiene 36 años y estaba declarado prófugo desde el 18 de febrero del 2018. En ese entonces, este asesino estaba con salidas transitorias y un día decidió no regresar al Servicio Penitenciario a culminar con su castigo.

El hombre fue condenado en el 2009 por la Cámara en lo Penal y Correccional, a cumplir una pena de 22 años de prisión por el delito de homicidio simple.
La Justicia lo declaro penalmente responsable por la muerte de su pareja Jésica Deolinda Palacios, ocurrida en 24 de mayo del 2007.

Paredes ahorcó a esa mujer de 20 años, en un descampado cerca del barrio Nikisanga, al costado de la ruta 270 entre calle Oviedo y paso de los Andes, en el departamento Caucete. Trato de desviar la investigación, por un lado arrastró el cuerpo hacia otro lugar y lo cubrió con ramas y yuyos y por otro lado les dijo a los familiares de la victima, que ella se había a visitar a un pariente que vivía en Bermejo. Luego confesaría su autoría y fue condenado.

Tras la detención, realizada por el oficial Esteban Echavarría , el sargento Juan Echeverría y agente Matías Aballay, el homicida fue trasladado hasta la Seccional Novena.