Quedó viudo, sin trabajo fijo y lucha por mantener a sus dos hijos

HISTORIA DE VIDA

342
“Trabajo en albañilería, pintura, jardinería, limpio fondos, puedo trabajar sábado y domingo”, señaló Gustavo.

Gustavo Moya (29) vive en La Bebida, Rivadavia. Tras perder a su esposa por una enfermedad pulmonar, pide que le den más trabajo para poder darle mejor calidad de vida a sus hijos de 6 y 7 años. Quiere dejar de vivir de “changas” y de la solidaridad de sus vecinos.

Gustavo Moya tiene 29 años y lucha para criar y alimentar a sus dos hijos de 6 y 7 años. Quedó viudo hace un año. Su esposa falleció a causa de una enfermedad pulmonar que no le dio piedad. Se enfermó de hipertensión pulmonar prácticamente de un día para el otro, estuvo diez meses con esa enfermedad y la última vez que le hicieron cateterismo, a los tres días, falleció.

Gustavo vive en el barrio conjunto 1 de Rivadavia y cuenta cómo fue su calvario. “Después que murió mi señora, estuve dos meses en mi casa, triste, sin saber qué hacer, cómo seguir adelante porque cuesta mucho. Voy pudiendo con la ayuda de mi hermano, gente amiga, conocidos que me están ayudando mucho”.

“Cuando uno pierde a una persona tan querida, pierde todo en un segundo y no sabés qué rumbo tomar”.

Actualmente, Gustavo trabaja haciendo changas pero necesita más trabajo. “Con el tema del cuidado de los chicos, se vino mi hermano a vivir conmigo para ayudarme. Quisiera poder comprarles todo lo que les hace falta a los chicos, a veces me ayudan los vecinos”.

Lo que Gustavo necesita ahora es más trabajo para poder darle mejor calidad de vida a sus hijos. “Quiero hacer un hogar como corresponde y no pedir más a la gente”.

“Trabajo en albañilería, pintura, jardinería, limpio fondos, puedo trabajar sábado y domingo”, destacó.

“Me siento bien de salud, estoy tratando de no enfermarme, no quise saber nada con los hospitales desde que murió mi pareja y ahora no quiero que se enfermen mis hijos, trato de mantenerme con todas las condiciones necesarias del protocolo para poder volver a mi casa y estar bien, lo primordial es la salud y el bienestar de mis hijos que ahora han empezado a salir un poco después del encierro, estaban muy nerviosos, tiraban los juguetes, trataban de llamar la atención”, contó el joven papá.

Para colaborar con Gustavo, llamar al 264 5633852.