Proponen unificar impuestos para disminuir la presión tributaria

Informe

0
85

Unificar IVA, Ingresos Brutos y tasas municipales para los contribuyentes medianos y grandes implicaría un avance sustancial, según un estudio privado.

Existe un amplio consenso sobre la necesidad de bajar la presión tributaria, como así también es amplio el convencimiento de que la delicada situación fiscal no da márgenes para perder ingresos públicos. La prolongación de la crisis y sus negativas consecuencias sociales, advierten que la situación actual demanda con urgencia acciones agresivas e innovadoras, la capacidad de respuesta en materia de políticas públicas se aletarga cada vez más.
En este sentido, la instrumentación del Monotributo Unificado en diversas jurisdicciones, aporta resultados concretos.

Se trata de fusionar en un solo impuesto los tributos que la Nación, la provincia y los municipios le cobran de manera superpuesta a los pequeños contribuyentes, un segmento productivo que aporta una fracción pequeña del total de los ingresos públicos pero, por ser masivo, demanda un gran esfuerzo administrativo, destacó un informe del Instituto de Desarrollo Social (IDESA).

De acuerdo al informe y para dar una idea concreta de la reforma, se puede tomar el caso de un trabajador por cuentapropia que genera ingresos por entre $20 mil y $25 mil por mes. Según las normas de cada jurisdicción, en función del volumen de sus ventas este pequeño contribuyente debe pagar mensualmente los siguientes montos:
A la Nación (AFIP) debe pagarle la cuota de monotributo categoría D por un monto de $1.950.
A la provincia (Rentas) debe pagarle por Ingresos Brutos un monto de $886.
Al municipio debe pagarle por Tasa de Industria y Comercio.
Estos datos muestran la exagerada burocracia que se genera al aplicar de manera independiente tres impuestos diferentes al mismo contribuyente por el mismo hecho imponible. Se trata de una característica muy extendida en el sistema tributario argentino originada en las amplias potestades tributarias que ejercen los tres niveles de gobierno. Al desaparecer los tres impuestos y se sustituyen por el Monotributo Unificado baja la carga administrativa al contribuyente y al fisco ya que ahora se administra mensualmente un solo pago en lugar de tres y, además, se reduce a un tercio toda otra interacción entre el contribuyente y el fisco (inscripción, novedades, baja).

Según el estudio, son sorprendentes los impactos positivos que tiene esta medida sobre la recaudación. Esto sugiere que si la reforma se extendiera al resto de país, se beneficiaría a los 1,9 millones de monotributistas que actualmente están inscriptos y se podría avanzar en la formalización de los más de 2 millones de cuentapropistas que hoy operan “en negro”.

Más interesante aún es replicar esta experiencia con el resto de los contribuyentes. Es decir, con los que superan el umbral que califica como pequeño. Unificar IVA, Ingresos Brutos y tasas municipales para los contribuyentes medianos y grandes implicaría un avance sustancial en materia de simplificación haciendo posible bajar la presión tributaria sin sacrificar ingresos públicos. Si la unificación se replicara en los impuestos patrimoniales, que también se aplican de manera solapada (Bienes Personales y los impuestos a los inmuebles y los automotores que aplican las provincias y los municipios), la eliminación de impuestos dejaría de ser una mera expresión de deseos.

Resulta muy sugerente que esta experiencia innovadora no emergió en una jurisdicción políticamente cercana al gobierno nacional como es la Ciudad Autónoma o la provincia de Buenos Aires. Esto demuestra que frente al crucial desafío de modernizar la gestión pública es más importante el sentido común que la afinidad partidaria.