El doctor Ernesto Cortinez informó que “desde el 2004 a la fecha hizo planteos formales por los problemas de contaminación. Se hicieron planteos a través de la Defensoría del Pueblo que fue el único organismo que nos escucho. Allí se emitió una primer resolución en 2004, la primera, donde intimaba a las reparticiones a que dieran solución a esta problemática.

Luego se hicieron notas a la Defensoría del Pueblo que sacó tres resoluciones más donde se exhorta a que se busquen soluciones”.

El médico veterinario hizo varias presentaciones ante el Defensor del Pueblo por la problemática de los residuos sólidos en el agua de riego. “La contaminación comienza en el área urbana, y los residios terminan en los canales y de los principales van a los secundarios y así termina en los campos de producción”, detalló. Esto lleva a que “las tierras queden contaminadas con sustancias que no son biodegradable, como son plásticos, botellas, vidrios. También pasan todo tipo de sustancias no solo de origen bacteriológico como virus, hongos. Si uno ve en las tomas de agua, uno se encuentra con una gran cantidad de pañales, que vienen contaminados con materia fecal, que se distribuye y termina contaminando las verduras que consumimos”. Pero también se encuentran “otras sustancias que son muy perjudiciales para la salud, como metales pesados, hidrocarburos, restos de materiales electrónicos que también están en el agua y que estos al ser consumidos por las aves o los animales se almacenan en la grasa, en el hígado y estos productos son incorporados al consumir estos animales por la gente”.

Agregó que “yo que hago clínica animal en la zona rural, he visto una gran cantidad de malformaciones, que las denomino raras porque no encuentro la causa. En muchos casos he comenzado a acreditarle a estas malformaciones y de problemas de crecimiento de algunos animales a consecuencia de la incorporación de estos elementos en el agua bebida”.