Le pedían dinero a sus clientes y luego les decían que les habían robado todo. De ese modo incumplían con los contratos hasta que al menos 8 víctimas, las denunciaron.

Dos mujeres casadas y dedicadas a la organización de eventos fueron denunciadas al menos por ocho damnificados por haberlos estafado. Luego de una intensa tarea investigativa por parte del personal policial de Defraudaciones y Estafas fueron detenidas y puestas a disposición del Primer Juzgado de Instrucción.
Las detenidas fueron identificadas por la Policía como Natalia Flores Maradona (31) y Elizabeth Olivera (32), oriundas del Barrio Hualilán, Rawson. Estas mujeres emprendieron como negocio la organización de todo tipo de fiestas bajo la denominación de “Maradona eventos”.

Todo marchaba bien hasta que comenzaron a incumplir con los contratos y los clientes decidieron darle intervención a la Policía ya que ante los reclamos, ellas optaron por desaparecer.
Así, fue los investigadores iniciaron la pesquisa. Las fuentes comentaron que el lunes pasado, Flores Maradona, se acercó a la Seccional 25, en Rawson y denunció que ladrones le habían robado una notebook, una tablet, celulares, documentación y dinero de su casa. Una de las damnificadas denunció que le la mujer le había dicho que no podría concretar su fiesta porque le habían robado.

En la siesta del mismo día, la misma mujer volvió a la comisaría de Rawson a realizar otra denuncia por otro robo. Los policías de Defraudaciones y Estafas alertados de esa maniobra y por orden del juez, lograron detenerla. Así, luego se realizaron allanamientos en su vivienda, donde secuestraron los aparatos que ella dijo que le habían sustraído. En tanto que Olivera, separada de Flores Maradona desde hace 3 meses, fue detenida este martes en la tarde en Libertad San Martín y Rioja, en Capital. Esta mujer, pese a esa situación, también participaba del ardid.

Las fuentes señalaron que a los clientes les hacían depositar dinero en la cuenta de esta ultima mujer. En total se hicieron de aproximadamente 350.000 pesos, dinero que le pedían a los clientes por fiestas que nunca realizaron. En otro caso, en el que están denunciadas estas mujeres, embaucaron de tal manera a una novia que iba a casarse en octubre que hasta lograron que la misma damnificada les prestara 40.000 pesos para hacer el evento mediante la firma de varios documentos. “Le llamaron llorando y le dijeron que les habían robado un bolso con la plata que tenían”, dijeron las fuentes.