El ministro de la Producción Andrés Díaz Cano advirtió que “si entra a la provincia un producto con arancel cero y precio subsidiado vamos a tener problemas”.

 

En la cartera de la Producción y Desarrollo Económico, están preocupados por el impacto del acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur y han solicitado precisiones al gobierno nacional sobre este acuerdo, ya que en algunos rubros, podría impactar de forma positiva pero en otros no se sabe. Además solicitan participar a través del Consejo Federal Agropecuario.

En los últimos días reflotó el tema de este acuerdo que se está trabajando entre ambos bloques. Volvió a tomar relevancia porque la comisaria de Comercio de la Unión Europea (UE), la sueca Cecilia Malmström, aseguró que concluir la negociación de un acuerdo de asociación comercial con el Mercosur es la “prioridad número uno” del bloque comunitario.
“Sería una gran pérdida si no lo conseguimos, le dedicaré todo el tiempo que pueda”, agregó la comisaria, que espera cerrar el acuerdo antes del 31 de diciembre, fecha en que termina el mandato de la actual Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE.

Por su parte el titular de la cartera de Producción y Desarrollo Económico de la provincia, Andrés Díaz Cano, anticipó, “vamos peticionar a las autoridades nacionales para que nos den información al respecto, no creemos ni que sea bueno ni malo, porque es una base importante, pero tenemos que tener en cuenta que no dañe a la industria nacional y más que nada la sanjuanina”.

En en tal sentido advirtió que, “si entra un producto con cero arancel y precio subsidiado a la provincia, por supuesto que vamos a tener problemas, esa es la única preocupación y por eso estamos solicitando que nos informen”.
“Yo creo que hay que verlo bien, hay que ser pragmático en esto y no fanatizarse, ni de un lado, ni del otro sino que debemos analizar la situación y si nos afecta en algún producto que ingrese, tenemos que tratar de buscar la manera de solucionarlo”, explicó el ministro enfatizó en que, “la mayoría de productos que salen de la Unión europea que están envasados, tienen que ver con muchos subsidios desde que se cultivan, hasta que se comercializan y eso traería aparejado que entre con menores costos a la Argentina”.

Recordó que, “el antecedente más cercano que tenemos es la importación de vino que se hizo desde Chile hace un año atrás, donde ingresaron 100 millones de litros y en consecuencia tenemos ahora en lo que ha sido la crisis vitivinícola”.

Los bodegueros dividen su opinión respecto al acuerdo
Las principales bodegas exportadoras de la Argentina, el Grupo Peñaflor, el Grupo Molinos y firmas como Catena, salieron esta semana a respaldar a través de la Cámara Bodegas de Argentina el cierre de la negociación. Por otra parte, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), que es un ente mixto de los sectores privado y público que integran múltiples cámaras, emitió otro comunicado para advertir los perjuicios del pacto entre bloques. La postura de Coviar quedó representada por la bodega Zuccardi y también por la cooperativa Fecovita.

Sobre esto, el ministro, teniendo en cuenta que desde el lado pro-acuerdo, aducen que Chile ha sido beneficiado por una serie de tratados de libre comercio que implementa desde hace un tiempo. En este marco respondió que, “Chile no tiene tanta industria como tiene la Argentina, Nuestro país se caracteriza por ser industrializado, con todos los problemas que sabemos y que conocemos, tratamos de impulsar la industria para generar mayor mano de obra. El problema está radicado en lo que pueda afectar a las industrias y a la mano de obra”, contextualizó el ministro.

“Por eso, lo que pedimos es información y que nos dejen participar qué, es lo que hacemos con el Consejo Federal Agropecuario. Queremos que nos den la posibilidad de enterarnos de qué es el acuerdo”.

Por otra parte el ministro apuntó contra las medidas de retenciones, que en un momento el gobierno nacional retiró y luego volvió a imponer.“Para ser competitivos, hay que tener medidas competitivas, por eso nosotros nos hacemos cargo de las retenciones de los vinos fraccionados y los vinos a granel y se la devolvemos a los productores y eso les permite tener cierta competitividad y ciertos beneficios, que va permiten exportar a los productores sanjuaninos, pero si se sigue por un lado abriendo mercados y por otro lado el mismo estado nacional le cobra más impuestos a los productores, no vamos a llegar a buen puerto”.