El único sospechoso hasta ahora del crimen de la joven albardonera es su marido. Sin embargo, la familia de la víctima solicitará al juez que profundice la investigación ante la presunción de que el sospechoso pudo contar con ayuda al momento de cometer el homicidio.

Indagar al único sospechoso detenido por la muerte de Brenda Verónica Requena se está demorando y esto obedece, en cierta medida, al cambio de juez que tuvo la causa. En un principio, cuando Diego Álvarez, el marido de Brenda, denunció la desaparición de ella intervino el juez Correccional y mientras fue avanzando la pesquisa la causa pasó a manos del juez del Cuatro Juzgado de Instrucción, Martín Heredia Zaldo. Por cuestiones de turnos en la feria judicial, ahora, el encargado de la etapa de instrucción es el juez Guillermo Adárvez, titular del Tercer Jugado de Instrucción.

Laura Montaña, la madre de la víctima en su primer contacto con el juez Heredia Zaldo, encuentro en el que le informaron sobre el estado de la causa tras el hallazgo del cuerpo de la joven, le solicitó que investigara si su yerno actuó con la complicidad de otras personas o no. Ahora, que la mujer podrá ser parte querellante en la causa con la asistencia de la defensora oficial Mónica Sefair, seguirán insistiendo en que la Justicia profundice la investigación para saber si hubo más personas implicadas en el homicidio. Es que el cuerpo de Brenda apareció desmembrado y calcinado en el campo en Albardón.

Según la Dra. Sefair, hasta ahora solo se sabe que hay una persona fallecida, y la manera en que ha sido encontrada. “Hay una fuerte sospecha, o lo que la familia de Brenda entiende, es que, el marido de Brenda, Diego Álvarez no habría actuado solo, en caso de ser él quien lo hizo. Por lo tanto, vamos a tratar de aportar los elementos para llegar al fondo de la investigación”.

“La familia está en una etapa de mucho dolor. Todavía no les han entregado el cuerpo, no han sido notificados del resultado del ADN, lo saben por los medios, no por la Justicia. La familia está con mucho dolor, mucha sorpresa, indignación, mucha molestia”, contó la abogada. “Después de esto, cuando tengamos acceso al expediente, vamos a seguir lineamientos para que esto se esclarezca”, manifestó la letrada.
Agregó que: “Se pedirá que se determine también la responsabilidad de Guajardo, si hubo participación de él u omisión en la investigación. Que declaren todas las personas que tuvieron contacto previamente al hecho con ellos y también los familiares de él. Se debe conocer si esto ya estuvo premeditado o no”.

Sefair explicó que: “La pericia psicológica de Álvarez es importante para conocer si se puede haber tratado de emoción violenta o tenía un perfil violento. En las próximas horas haremos la presentación correspondiente para pedir formalmente la tenencia legal de los chicos».

Por ahora, se espera que Alvarez sea citado para la indagatoria, un paso procesal importante pues si el joven declara se conocerán más detalle de lo sucedido pero también podría abstenerse.

También se supo extraoficialmente que Brenda habría muerto asfixiada por estrangulamiento o sofocamiento, según habría revelado el informe de la autopsia. Luego de quitarle la vida de ese modo, el autor realizaría las demás maniobras para tratar de hacer desaparecer el cuerpo.