zzzzinte1View of closed metro station in Sao Paulo, Brazil, on June 14, 2019, during a national strike called by trade unions over Brazilian President Jair Bolsonaro's pension reforms. - Bolsonaro's ambitious overhaul of Brazil's pension system -- which he has warned will bankrupt the country if his proposal is not approved -- is seen as key to getting a pipeline of economic policies through Congress. (Photo by Miguel SCHINCARIOL / AFP)zzzz

Una jornada de protesta se llevó a cabo en Brasil, horas antes del inicio de la Copa América 2019 de fútbol, contra la reforma de las jubilaciones que encara el gobierno de Bolsonaro.

Paros parciales en los transportes, bloqueos de autopistas y algunos incidentes antes de las protestas previstas al final de la tarde marcaron ayer viernes la jornada de huelga contra la reforma de las jubilaciones en Brasil, a pocas horas de que la Copa América-2019 comience a rodar en Sao Paulo.
Reportes sindicales señalaron paralizaciones en los sectores de petroleros, bancarios y correos de varios estados, así como de estudiantes y profesores movilizados contra los bloqueos de presupuestos a las universidades que el mes pasado dieron lugar a dos protestas masivas.
Según un balance de las centrales sindicales, 45 millones de trabajadores adhirieron a la huelga en 300 ciudades de casi todos los estados. El portal de información G1 informó que se registraron protestas en casi 200 ciudades de los 27 estados del país.
En Sao Paulo, la policía detuvo al menos a 10 manifestantes que incendiaron un automóvil para bloquear una calle, afirmaron las autoridades citadas por el sitio de información G1.
“La huelga está siendo exitosa, a pesar de las prácticas antisindicales de patrones y tribunales e incluso con la represión policial en varios estados”, aseguró el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, en una manifestación en el centro de la mayor ciudad de Sudamérica.
En Rio de Janeiro, miles de manifestantes comenzaron a congregarse a media tarde en la céntrica plaza de la Candelaria.
Por la mañana, la policía dispersó con bombas lacrimógenas y de ruido a grupos que bloqueaban el tránsito en algunos puntos de la ciudad, según G1. El paro de los transportes fue parcial en la mayoría de las principales ciudades.
En Sao Paulo -donde por la noche se inauguraba la Copa América- 2019 en el estadio Morumbí con la presencia del presidente Jair Bolsonaro- una línea de metro fue totalmente paralizada y tres operaron parcialmente, según la compañía pública. Solo las líneas 4, que llega al Morumbí, y la 5, ambas de gestión privada, funcionaron normalmente.
Los colectivos municipales operaron con toda su flota, de acuerdo a la alcaldía, así como los trenes. Pese a todo, en algunas estaciones se registraron aglomeraciones y retrasos que afectaron a parte de los más de 20 millones de habitantes que viven en la región metropolitana Sao Paulo.
“O para todo, o no se para nada. Parar solo a la mitad es una payasada. Quienes salimos perjudicados somos nosotros, los trabajadores”, se quejó ante la AFPTV la usuaria de transporte Vanilda Souza Vieira.
En otras capitales como Salvador de Bahía solo funcionó el metro, en tanto que en Brasilia, Porto Alegre o Recife se registraron paros parciales. En Belo Horizonte, el metro permaneció cerrado.