Parlamento británico obliga a Johnson a pedir extensión del Brexit

REINO UNIDO

418
London (United Kingdom), 19/10/2019.- A handout still image available by the UK Parliament shows parliament speaker John Bercow (C, standing) addressing MPs during a debate on the revised Brexit deal at the House of Commons in London, Britain, 19 October 2019. The European Union (EU) and the British government reached a tentative deal on Brexit that must be ratified in a vote by the UK Parliament. (Reino Unido, Londres) EFE/EPA/UK PARLIAMENT / JESSICA TAYLOR MANDATORY CREDIT: UK PARLIAMENT / JESSICA TAYLOR - Images must not be altered in any way. HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES

El primer ministro británico responde a Westminster que no lo piensa negociar y anuncia que someterá su acuerdo a un voto parlamentario la próxima semana.

El Parlamento británico forzó a Boris Johnson a echar el freno en sus planes para el Brexit con la aprobación de una enmienda que le obliga a pedir una extensión de la salida de la UE, prevista inicialmente para el 31 de octubre. Por 322 votos a favor y 306 en contra, los partidos de la oposición cerraron filas con varios tories expulsados por el propio Johnson y capitaneados por Oliver Letwin, autor de la argucia legislativa que ha dejado en el alero el acuerdo alcanzado con Bruselas por el líder conservador.

“No me siento intimidado ni consternado”, dijo Johnson en el momento de encajar su octava derrota parlamentaria en tres meses. “No pienso negociar una extensión del Brexit y la ley no me obliga a eso”, declaró el primer ministro, que anunció su intención de someter finalmente a votación su acuerdo la próxima semana (probablemente el lunes) y a lograr “una abrumadora mayoría”.

La enmienda aprobada en el Supersábado de Wesminster (la primera vez en 37 años que se celebra una sesión especial en ese día) condiciona sin embargo la ratificación del acuerdo del Brexit a la tramitación de toda la legislación pendiente antes del 31 de octubre. La enmienda remite a la ley para bloquear el Brexit sin acuerdo, que obliga a Boris Johnson a enviar una carta a Bruselas solicitando una prórroga de tres meses en la salida de la UE.

La ley daba de plazo al premier hasta las 23:00 de la noche del sábado (medianoche en Bruselas) para remitir la carta a la UE. Si Johnson no lo hace, el Brexit podría enredarse aún más y acabar nuevamente en los tribunales.

Johnson podría seguir sin embargo el consejo de su fiscal general, Geoffrey Cox, que le ha recomendado enviar la misiva a Bruselas solicitando la extensión sin más, pero boicoteando pasivamente la iniciativa, dejando “vacía” la silla del Reino Unido e incluso renunciando al nombramiento de un comisionado británico en la UE en el caso de una prórroga.

“Créanme que en la UE existe muy poco apetitos para una nueva extensión”, advirtió el premier en el arranque del debate, remitiéndose a las palabras del presidente francés Emmanuel Macron (y pese a la disposición inicial de la canciller Angela Merkel para prorrogar el Brexit).

“El primer ministro debe ahora cumplir con la ley”, proclamó el líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn tras la votación de la enmienda. “Lo que no puede hacer es seguir usando la amenaza de una salida de la UE sin acuerdo para chantajear a sus propios diputados para voten a favor de su acuerdo”. En la apertura del debate, Johnson recalcó que la UE “no estaría dispuesta a extender el Brexit un solo día”. “Quedarnos más tiempo no tendría sentido, nos costaría dinero y tendría un efecto corrosivo en el este país”, dijo.

Johnson defendió su acuerdo agradeciendo la “flexibilidad” de la UE para suprimir la polémica “salvaguarda” o backstop, “que habría dejado a todo el país indefinidamente atrapado en la unión aduanera. El líder conservador defendió su solución específica para Irlanda de Norte -que seguirá “de facto” en la unión aduanera y alineada con el mercado único- por considerar que “mantiene la frontera abierta.