El empresario de estaciones de servicio aseguró que, la decisión de postergar en forma parcial el incremento de las naftas, se debe a una negociación que responde a intereses del gobierno y las petroleras que absorbieron el incremento tributario.

La postergación del aumento de combustibles que estaba previsto para el mes de julio y se desdobló entre agosto y septiembre fue catalogado como una “negociación de partes” entre el Gobierno nacional y las petroleras por el ex titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de San Juan, Bernardo Turcumán.
Conocida ayer la noticia Turcumán afirmó que “aumentó el impuesto pero las petroleras lo absorbieron. Bajaron sus costos y el precio a quedado igual. En definitiva en el surtidor no aumentó el combustible” y explicó: “se cambió el componente, cobra más impuesto el estado pero las petroleras bajaron el precio”.
Si bien dijo desconocer si ésta postura iba a perdurar en el tiempo propiciando una estabilidad en el precio de los combustibles graficó: “Yo creo que es una negociación porque las petroleras están haciendo una inversión en algo que se está gestando y es muy promisorio en el sur, que es Vaca Muerta. Todo está muy vinculado. El futuro del país lo prometen como muy bueno no sólo en petróleo líquido sino en gas. Yo imagino que ésta negociación responde a intereses de ambas partes. Hoy el estado dirá: me toca cobrar impuestos, ustedes (las petroleras), esperen un poco” ejemplificó.
Las razones las fundó en que “no se olviden que hoy, el petróleo puede salir al extranjero, el gas ya se vende. Son diferencias que hacen las petroleras y en alguna medida se puede decir que puede llegar a ser sustentable en el tiempo esta transferencia de impuestos por aumento de combustible. Hoy nos sirve, es bueno”, aclaró.
“Como nada es gratis, seguramente después las petroleras le pedirán algo de sacrificio al país”, agregó.
Más adelante intentó proyectarse en el tiempo y analizó: “De mantenerse la variable estable tendremos que adecuar los costos y ofrecer buen precio al consumidor y, en eso, seguramente nos vamos a tener que ajustar. Eso es lo que tiene que venir y el beneficiario es el consumidor. Es el que sale ganando la partida en un mercado libre”, aseguró.
Con respecto al consumo en nuestra provincia Turcumán dijo que “la demanda de nafta se ha mantenido en los últimos meses. Disminuyó un poco la venta de Premium porque se dio una especie de mudanza hacia la súper. Lo que sí ha disminuido es el expendio de gasoil. En cambio el gas ha tenido incremento”, informó.
En párrafo aparte explicó la situación del Gas Natural Comprimido. “El GNC está liberado y tiene la incidencia de costos, la tarifa no tiene mayor variable. Sí está incidiendo que puede haber un ajuste salarial por el convenio formal”, concluyó.

El aumento se redujo a un 3,1%

A diez días de las elecciones primarias, el Gobierno volvió a postergar ayer en forma parcial el aumento de los combustibles líquidos, que originalmente debía aplicarse en julio, y ahora se repartirá entre agosto y septiembre.
Inicialmente estaba previsto un aumento del 11,8% en julio, de acuerdo con las correcciones tarifarias que se concretan cada tres meses.
Sin embargo, en julio se operó un aumento del 3,9% para mitigar el impacto en la inflación, por lo que se esperaba una corrección del 7,9% para completar el porcentaje previsto en agosto.
No obstante, el aumento se redujo nuevamente a un 3,1%, en un nuevo desdoblamiento, que se materializó este jueves en el Boletín Oficial a través del decreto 531/2019.
Los montos de este tributo se actualizan en enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando la variación del Índice de Precios al Consumidor de los tres meses anteriores. El Poder Ejecutivo justificó esta medida al señalar que “las circunstancias imperantes y la necesaria estabilización de los precios ameritaron disponer, a través del Decreto N° 381 del 28 de mayo de 2019, que la actualización realizada en el mes de abril de 2019, surtiera efectos a partir del 1° de julio de 2019, inclusive”. Pero aclaró que “la evolución de las variables tenidas en cuenta para el dictado del referido decreto tornó oportuno morigerar el impacto de esa actualización por lo que, mediante el Decreto N° 441 del 28 de junio de 2019, se estableció que una parte sustancial del incremento del impuesto surtiera efectos a partir del 1° de agosto de 2019, inclusive”.

Caída de ventas

La venta de combustibles en junio cayó 5,28 por ciento interanual a nivel general, producto de la continuidad de las fuertes caídas de los combustibles premium que no alcanzaron a compensar la mejora leve del gasoil común y la nafta súper, informó este jueves la Secretaría de Energía. Las subas de 1,52 por ciento en las ventas del gasoil y de 1,88 por ciento en la nafta súper no pudieron compensar la caída del 13,88 por ciento del diesel premium y del 25,05 por ciento en la nafta premium, una tendencia que se registra de manera acentuada desde el último cuatrimestre de 2018.