Martín Hinojosa quiere más participación en la promoción del vino para explotar nuevos mercados

El flamante titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura, aseguró además que buscara fortalecer el rol fiscalizador del organismo que “debe acompañar los cambios a nivel consumo”.

El nuevo presidente del INV, Martín Hinojosa adelantó que buscará no sólo intensificar el rol de fiscalización que tiene ese instituto, sino también pretende que tenga “un rol protagónico incentivando el consumo y la promoción del vino”, que es uno de los objetivos que tiene la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR).
El titular de del INV, aseguró que la institución que ahora preside, “tiene que formar parte de las decisiones vitivinícolas, tiene que estar sentado en todas las mesas y escuchar todas las voces, las de los productores, los bodegueros y también la voz del que exporta. Y debe ser protagonista y acompañar los cambios a nivel de consumo” ,señaló el funcionario a diferentes medios de Mendoza, mientras recalcó que, “es fundamental lograr que cada vez se venda más vino, sino estamos siempre en la discusión del stock y el precio, parece que si la cosecha es grande, nos preocupamos por eso”.
Atento a los nuevos hábitos de consumo, Hinojosa abrió la puerta para que desde el INV se desarrollen estrategias para acercar el vino a los consumidores más jóvenes. Cabe destacar en este punto que la promoción del consumo de vino en el pais, tanto como el incremento exportación de esta bebida en los mercados mundiales, son los objetivos y la razón de la creación de la COVIAR, que no cumplió con estos en los últimos años, levantando críticas de diferentes sectores del arco productivo vitivinícola.
“Los jóvenes no consumen vino como nosotros, no tienen prejuicios para tomarlo, mezclarlo o tomarlo en distintos momentos. Desde el INV podemos acompañar a que sea más sencillo vender vino. Por ejemplo hace tiempo se pusieron de moda los patios cerveceros y el vino no está presente, y no está presente porque para que eso suceda hacen falta una serie de trámites y autorizaciones que pueden ser engorrosos, nosotros tenemos que flexibilidad para no perder esos momentos de consumo”, adelantó el funcionario.
En tal sentido indicó que, “hoy hay nuevos hábitos de consumo y hay que tratar de ganar nuevos mercados tanto nacionales como internacionales”. Y aseguró que para que eso suceda, “es necesario recuperar ese protagonismo y estar siempre al lado de todas las partes. De toda la cadena vitivinícola, desde el productor hasta el consumidor final, y con todos adentro”.
En tanto esa unión que propone en el sector destacó que, “ en la vitivinicultura no hay nadie que sepa todo, por lo que hay que escuchar a los productores, a las entidades, a la bodegas, y después tratar de tomar las mejores decisiones. Esto de estar con todos adentro nos permite no aislarnos de la realidad”.

Los cambios que vienen en la exportación
Con el objetivo de incrementar el protagonismo del INV en la promoción del vino, también para la exportación, Hinojosa propuso agilizar convenios con los países consumidores de vino, y agilizar esa salida “sin autoimponerse medidas arancelarias. En el mundo no incide si el análisis técnico está al 99% o al 100%. En el exterior el que prueba 20 muestras y le gustó el de Argentina, lo compró. Y tenemos que tener presencia en las ferias internacionales y hacer ese trabajo con Cancillería. Nosotros tenemos que dar las herramientas para estar presentes y promocionar”, remarcó.

El pronóstico de cosecha
Frente a la incidencia que suele tener para la industria vitivinícola el pronóstico de cosecha que cada año realiza el INV, su nuevo titular resaltó que ese análisis “es una herramienta válida, pero hay que saber que tiene un margen de error. En la experiencia que tengo, los pronósticos de cosecha nunca dejan conforme a todos. Si es alto perjudicas al productor, si es bajo perjudicas a la bodega. Hay que entender que es un pronóstico y puede tener errores”, resaltó y comparó esa herramienta con las encuestas y proyecciones políticas de las elecciones presidenciales, que erraron por varios puntos el resultado final de las urnas.

Aclaró que no es bodeguero
“No soy dueño de una bodega. Mi familia tiene una bodega y seré uno de los tantos herederos. Hoy no tengo ningún rol en su gestión. De hecho, no tengo ninguna relación desde que asumí como secretario de Gobierno de Tunuyán en 2018”, le dijo a Diario Los Andes, de Mendoza.